Cultura

Ariel Segal: "La pandemia se soluciona de una manera global"

Ariel Segal:

Desde Miami, el analista Ariel Segal nos atiende la llamada. Tenía planeado volver al Perú, pero tuvo que quedarse en Estados Unidos debido a la suspensión de vuelos por la pandemia que atraviesa todo el planeta. El analista nos explica que en EE.UU., a pesar de ser el cuarto país en el mundo con más casos registrados de COVID-19, el presidente Donald Trump no ha decretado el aislamiento social entre sus ciudadanos, sino que solamente ha dado recomendaciones. Hay más de 3 millones de peruanos que han emigrado, de ellos 30,9% de compatriotas se encuentra en esa nación. El experto nos da luces de cómo la deben estar pasando nuestros connacionales y vecinos que viven en el resto del mundo.

¿Cómo se vive la pandemia en Estados Unidos?

Estados Unidos funciona de dos maneras. Cada gobernador de estado, que es un minipresidente de un territorio, puede tomar una decisión para toda su jurisdicción. Por otro lado, el presidente de la nación puede tomar una decisión para todo el país, cosa que Donald Trump no ha hecho. Ha dado recomendaciones, pero no órdenes como en Perú. Hay mucha crítica al gobierno nacional, a Trump, primero por haber minimizado el peligro del coronavirus al decir “aquí no va a llegar”, luego diciendo “nosotros tenemos todo bajo control” y a medida que se iban aumentando los casos, ya se puso más serio. Hay problemas para los envíos de las pruebas médicas, en algunos estados ha llegado más rápido que en otros, pero también hay un retraso a nivel de laboratorios para obtener los resultados.

¿Cuáles son las recomendaciones que ha dado el gobierno?

Aquí están recomendando que los adultos mayores se hagan las pruebas preventivamente y los que ya tengan síntomas y crean que se parecen a los del coronavirus, también. Dicen que mientras uno siga estas recomendaciones y no tenga síntomas es mejor que no se lo haga para que no entorpezca a alguien que lo necesita con más urgencia. En mi opinión, no se lo están tomando tan en serio como en otros lugares. Si bien Trump cerró las fronteras hace varios días con Europa, Asia, Oregon, Canadá, no las ha cerrado aún con América Latina. Es decir, si una persona como yo no puede volver a Perú es por la decisión de Perú, no de Estados Unidos.

¿Por qué considera que no están tomando en serio esta crisis sanitaria?

El tema pasa por no haber actuado a tiempo, estar un poco tarde, hacer más recomendaciones que dar órdenes y haberse preocupado un poquito más por el tema económico más que por la salud. Hay muchas contradicciones en el discurso de Trump.

¿Cómo analiza la reacción de la comunidad internacional ante la pandemia?

La comunidad internacional son millones y millones de personas, entonces yo no puedo hacer una generalización. Este es un problema que demuestra que la globalización tiene sus pro y sus contras. Y esa es simplemente la realidad de la globalización, no hay debates de si es bueno o malo. Lo que está pasando hoy es uno de los contras, pero eso no significa que las cosas se pueden echar para atrás. Pueden haber cambios y es muy probable que , de aquí en adelante, los halla. No se pueden pronosticar cuáles serán. Lo cierto es que cada vez son más de decenas de miles de personas las que viajan de un continente a otro y por eso este virus se vuelve un problema mundial, donde prácticamente ningún país se salva.

Hay gobernantes que dicen que ellos no están padeciendo la enfermedad.

Para mí, cuando Corea del Norte dice que ellos no tienen el virus y por más que ellos cierren, por más hermético y los pocos extranjeros que visitan ese país, yo no les creo. Quizás hay menor casos de coronavirus por su hermetismo. Yo no le creo a Cuba si es que ellos dicen que no hay coronavirus, no les creo las cifras a Venezuela, tampoco le creo a Vladimir Putin (presidente de Rusia) sobre la información de contagiados que nos da. Son gobiernos autoritarios que no dicen la verdad, no son democracias verdaderas.

¿Por qué ese tipo de gobiernos ocultarían la información?

Para demostrar que ellos saben confrontar la situación. Ojo, eso no significa que ellos no la confronten internamente, lo hacen. Pero hay gobernantes que no tienen mucho respeto a la vida, es parte de las características de los dictadores y autócratas. Es como si tú me preguntas por qué a Nicolás Maduro no le importa que los venezolanos se estén muriendo de hambre. Bueno, porque quiere permanecer en el poder. Putin se reelige, se reelige y se reelige porque quiere permanecer en el poder y si hay alguien que revele alguna cosa mala de él, lo manda a envenenar. Entonces, ellos no quieren que todo un país se contagie de un virus, pero tampoco les importa sacrificar un porcentaje de la población a cambio de demostrar que ellos controlan a sus sociedades y que sus países y sistemas de salud son mejores. El mensaje disfrazado es: ¿se dan cuenta que cuando no se vive en una democracia tan abierta se pueden controlar las cosas malas mejor? Por eso no dan las cifras reales.

¿Qué nos está dejando esta crisis?

Desde que comenzó este fenómeno de globalización contemporánea de la que tanto hablamos y que nos jactamos de sus beneficios comunicacionales, científicos, de transporte, entretenimiento, etc., nunca habíamos tenido una crisis de este tipo, donde hay una situación de emergencia prácticamente en todo el planeta. Por primera vez en la Historia los seres humanos de todas las religiones, culturas, etnias, nacionalidades... todos estamos en esto. No hay discriminación para este problema, todos padecemos las consecuencias de lo que está ocurriendo y por eso también la solución debe ser global. No basta que solo el Perú tome una política de cierre de fronteras si los otros países no toman acciones conjuntas, si no, cuando alguien controle el problema puede volver a empezar de cero.

AUTOFICHA

- “Soy Ariel Segal, egresado de la Facultad de Comunicación Social y Periodismo, Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela). Tengo un master en Estudios Judaicos y Medio Oriente, Gratz College, Filadelfia (USA) y Ph.D en Historia Latinoamericana, Universidad de Miami (USA)”.

- “Obtuve el Premio Barret de la Universidad de Miami por mis trabajos ensayísticos respecto a tópicos latinoamericanos y caribeños. He sido catedrático de Historia en las Universidades de Jerusalem y de Miami, así como en universidades de Perú. Soy columnista en Perú21”.

- “Cuando hablábamos del cambio climático había gente que se lo tomaba más en serio y otra menos, pero muchos miraban hacia el futuro y pensaban que no lo iban a vivir. El coronavirus nos ha hecho vivir una época de ansiedad mundial que nos demuestra que no estamos exentos de vivir una crisis”.