Cultura

Bruno Roselli: el Quijote de los balcones limeños

Bruno Roselli: el Quijote de los balcones limeños

Bruno Roselli, el ‘Quijote de los Balcones’, vino a América después de la caída del régimen facista en Italia. Antes de su arribo al Perú fue catedrático de la Universidad de Cuyo en Argentina. En Lima se desempeñó como profesor de Historia General del Arte en San Marcos y fundó el Seminario de Historia del Arte del Instituto Riva Agüero de la Universidad Católica.

El florentino casi peruano tenía una gran sensibilidad artística que lo llevó a reconocer, y recorrer con sus alumnos, la belleza del los viejos ‘balcones de cajón’ de Lima.

Nuestro defensor de los balcones se dio el gusto de organizar, en 1961, un concurso que premiaba a la persona que descubriera el lugar de Lima desde donde se viera el mayor número de balcones. El ganador encontró 28 de ellos en las intersecciones de los jirones Ucayali y Carabaya.

Cuando las casonas comenzaron a ser demolidas no pudo soportar la infamia de tal atropello arquitectónico. Entonces comenzó a comprarlos, con su propio dinero, previa negociación del precio con los obreros.

Así pasó la vida recorriendo las calles del Centro de Lima en busca de balcones en peligro. Con la esperanza que fueran usados en alguna restauración, los fue almacenando en un viejo galpón del Rímac, el cual alquiló especialmente para ello.

Ya viejo le sobrevino una enfermedad por la que nunca pudo soltar cama y su memoria le jugó una mala pasada: olvidó pagar el arriendo. El propietario, impago, no tuvo mejor idea que quemar todo lo que había adentro: cerca de 50 balcones. El defensor de nuestro patrimonio arquitectónico falleció un 24 de setiembre de 1970, hace ya medio siglo.

Mario Vargas Llosa inmortalizó la vida del profesor Roselli en la obra teatral ‘El loco de los balcones’, protagonizada por el actor peruano Enrique Victoria.

ESTE VIDEO

Bill Gates realiza pronósticos sobre la pandemia por COVID-19