Cultura

Joaquín Galán, del dúo Pimpinela: "Es cierto, el amor no está de moda"

Joaquín Galán, del dúo Pimpinela:

Es de la generación de los Beatles y su ilusión era triunfar con Luna de Cristal, su primer grupo. Se resistió a formar un dúo con Lucía, su hermana menor, quien estudiaba teatro en el colegio. El peso familiar influyó: la madre de los Galán insistió en que canten juntos, como en casa. Y hoy llevan 37 años en los escenarios.

“Olvídame y pega la vuelta”, en el año 82, abría el telón para una carrera definida como la canción teatralizada. Ella, temperamental y dulce; él, pausado y tímido. Casi como en la vida misma. Y están de vuelta: se presentan esta noche, a las 8:15 p.m., en Plaza Arena (Jockey Plaza).
“Por lo menos hemos venido al Perú 30 veces. Fue el primer país que pisó Pimpinela”, me dice Joaquín Galán, compositor, hincha de Boca Juniors y seguidor del tango, la música española, Paul McCartney y, sobre todo, la canción romántica. “Es cierto, el amor no está de moda”, asiente.

-¿Por qué tus padres dejaron España?
Como tantos inmigrantes después de la guerra civil, vinieron a América. El hermano mayor de mi padre ya estaba aquí. Antes de viajar, mis padres empezaron a salir como novios y después siguieron cuatro años de novios por carta: él en Argentina y ella en España. Cartas que se tardaban en llegar dos meses.

-Cuando el amor tenía otra trascendencia.
El amor era más profundo, duraba más: a veces para bien o a veces para mal. Era cuando uno se casaba para siempre.

-¿Y hoy cómo es el amor?
Es un sentimiento vital, que con el tiempo toma diferentes nombres y formas, pero que también es un sentimiento muy frágil, que hay que cuidar día a día, porque si no se vuelve una rutina más y ahí es cuando se complica la relación.

-A veces pareciera que el amor ha pasado de moda.
El amor está siempre ahí, pero a lo mejor se le utiliza mal. Al amor no se le da el sitio que siempre tuvo y a veces casi a cualquier cosa se le llama amor. El amor no cambia, quienes hemos cambiado somos las personas, que lo tomamos demasiado a la ligera.

-¿La balada, un género musical dedicado al amor, también ha pasado de moda?
Se ha ido dejando de lado el amor, igual que se ha dejado de lado a las canciones románticas. Antes ibas a una discoteca y en algún momento te ponían una balada y era el mejor momento. Hace años que eso no existe. Si bien hay un movimiento en que se reivindica las baladas de los años 80; es cierto, el amor no está de moda.

-¿Y qué tal te ha ido en el amor?
Bien, bien. Tengo una pareja al estilo de las de antes. Casado de hace muchos años, empezamos juntos siendo chicos y lo hemos sabido mantener.

-¿El amor de hermanos es el que ha sostenido Pimpinela durante 37 años?
Sin duda. En primer lugar, el amor a la familia y, como consecuencia de eso, el amor de hermanos.

-En el libro Hermanos revelan los problemas que tuvo su padre con el alcohol, pero también resaltan que de él heredaron el arte y el trabajo.
En el caso de Lucía fue con más dificultad por tener un poco desdibujada la imagen paterna. En mi caso fue más de moderador de la situación. Pero el recuerdo es mucho más positivo que negativo, porque heredamos el amor por el canto y esa cosa del migrante: luchar y luchar.

-Me acabo de acordar de la canción “Querida amiga”, que es un canto muy sentido a la madre. ¿Cómo nace?
Esa canción es de los 80, cuando teníamos una amistad con Diego Maradona. Argentina acababa de ser campeón del mundo en México 86 y había una relación de nuestra familia y la de él. Compusimos la canción y se la regalamos a Diego para que se la regale a su madre y él muy generosamente dijo: “Yo se la regalo, pero hagámosla para todas las madres del mundo”, y ahí nació la idea de grabarla.

-¿Con quién te identificas más: Diego o Messi?
Los dos. Cada uno en su época y su tiempo. El jugador perfecto sería la pasión de Diego y la habilidad de Messi. Hoy deslumbra Messi y Diego era un mago.

-¿Soñabas con ser futbolista?
Cuando era más joven me gustaba ser futbolista y tenía mucha habilidad para patear con las dos piernas. Soy zurdo. Pero la historia familiar pesó más.

A- propósito de las colaboraciones como parte de las estrategias artísticas, que hoy están de moda, ¿Pimpinela le ha dicho muchas veces no al marketing?
Sí. Cuando hemos cantado con Django “Por ese hombre” o con José José “Entre la espada y la pared”, son canciones que nacían solas y luego esos temas pedían un invitado, y se armaba la historia, para hablarla entre tres. Eso es más sanguíneo y emocional. Hoy a veces siento que los que cantan ni se conocen, lo veo más artificial, buscando el impacto. Ves los featuring y parece que ya nadie cantara solo. Está bien cuando la canción lo necesita.

-“Olvídame y pega la vuelta” hoy podría ser catalogada como una canción que se adelantó a su tiempo. Y ustedes mismos podrían ser signo del concepto de paridad de género, que ya lo representaban en los ochenta.
“Olvídame y pega la vuelta” no solo fue una canción sino un estilo, que dio origen a un montón de canciones. Lo más difícil es generar identidad y eso es nuestro mayor orgullo. En los ochenta ya reivindicábamos en nuestras canciones el papel de la mujer. Hoy nos hemos adherido a la igualdad de género y hay canciones que denuncian la violencia, como “Cuéntale al mundo”.

-Más de 35 años después, ¿cuál es el balance?
Pimpinela es casi el nombre de nuestra familia. Lucía y yo somos la revancha de lo que nuestros padres hubieran querido ser. Y hoy seguimos girando por Estados Unidos, España, América Latina. ¿Qué más podemos pedir? Es muy emocionante.

AUTOFICHA

-“Soy Joaquín Roberto Galán, del 21 de julio del 56. Nací en Buenos Aires. Llegué a cuarto año de Ciencias Económicas, lo dejé porque Pimpinela ya se había puesto muy fuerte y no podía hacer las dos cosas. Igual me sirvió de mucho, porque estar en la universidad te abre la cabeza, te genera proyecciones”.

-“Tenemos 25 discos de estudio, además de muchas compilaciones. Hemos vendido 30 millones de discos, al menos es lo que nos dijo la compañía, pero uno nunca sabe (risas). Jamás se me pasó por la cabeza ser solista; para cantar una canción solo, lo hacíamos dentro de los discos”.

-“Estamos preparando nuevos singles, componiendo para sacar algo antes de fin de año, que tiene que ver con nuestra esencia romántica. Hace años cantamos un reggaetón porque fue un regalo de un puertorriqueño, pero no es un género que manejemos. Y se está preparando una serie sobre nuestra historia”.