Cultura

Las pasiones del percusionista y pelotero Marcos Mosquera [PERFIL]

Las pasiones del percusionista y pelotero Marcos Mosquera [PERFIL]

Desde que nació, Marcos Mosquera estuvo rodeado de música y fútbol. Su familia está llena de cantantes, guitarristas, zapateadores y futbolistas. Era casi imposible que él no terminara enamorado de alguna de estas dos pasiones que mueven de una manera tan intensa al mundo. En el momento decisivo de su vida, la balanza se inclinó hacia la música y profundizó en géneros de todo tipo, especialmente, en la expresiones artísticas de la cultura afroperuana, que este mes ha sido motivo de celebración.

MIRA: Feria Internacional del Libro de Lima virtual: ¿Cómo se reactivan y se alistan las editoriales independientes?

Marcos creció en Surco viejo y cuando apenas tenía cinco años descubrió el cajón, un instrumento creado en el siglo XIV por la población africana traída al Perú en condición de esclava. Según el libro El cajón afroperuano de Rafael Santa Cruz, el aparato musical fue la alternativa que idearon los inmigrantes ante la prohibición del uso tambores de cuero para expresar su cultura y sus emociones. El sonido de la madera, con el tiempo, se convirtió en el propio latido de Marcos.

A la par, el percusionista se divertía mucho jugando fútbol con los amigos del barrio y llegó a jugar en la liga profesional con el Deportivo Municipal.

El artista reconoce que su talento musical, definitivamente, fue influido por su tío, el gran zapateador, Amador Ballumbrosio Mosquera; así como del guitarrista y bailarín David Mosquera. Mientras que en el mundo del fútbol, el músico tuvo tíos que llegaron a jugar en la selección peruana, como Vides Mosquera y Roberto Mosquera

MIRA: Amador ‘Chebo’ Ballumbrosio: “El circo es un templo de respeto y consecuencia”

Sigo en las dos cosas. Amo el fútbol, pero profesionalmente me dediqué a la música. Yo he jugado hasta los 21 años en la liga profesional con el Deportivo Municipal, por trayectoria de mi familia. Ahora juego la pichanga del barrio con los amigos, aunque debido a la cuarentena, ya no he podido salir, cuenta Mosquera a Perú21.

Durante sus veintes, solía llegar a las 3 ó 4 de la mañana a su casa, después de participar en algún show. Descansaba un par de horas y nuevamente salía para sus entrenamientos deportivos. “Era muy duro y no podía seguir con las dos cosas. Mi papá me dijo: Marcos, tienes que poner en una balanza o la música o el fútbol”, recuerda.

Al final optó por la música y está seguro que fue la mejor decisión de su vida. A los 23 años, el recordado Pepe Vásquez lo convocó para formar parte del grupo Black Show. En 1995 tuvo su primera gira internacional con el conjunto, se presentaron en Barcelona y Madrid. “Pepe es tremendo referente de la música. Muy buena persona como amigo, como artista, como todo”, cuenta.

Mosquera también tuvo la oportunidad de tocar 11 meses junto a Eva Ayllón, entró al grupo de manera temporal como reemplazo de uno de los músicos. “Para todos los percusionistas afroperuanos es un lujo tener que tocar con semejante artista de talla internacional”, comenta.

El itinerario de shows con la cantante no paraba. La primera presentación fue un día antes del cumpleaños de Mosquera, el 23 de enero.

Recibí mi cumpleaños tocando. Al final del show nos dicen: chicos, pasen a los camerinos que Eva les quiere hablar. Nos dijo que la iban a operar de la vescícula y se iba a tomar tres semanas. Yo ya me había emocionado con todas las fechas que íbamos a tocar. Dije: “Dios mío y ahora con qué pago mi luz (ríe)”, recuerda el artista.

Lleva 20 años con Cecilia Barraza, ha tocado también con el salsero chalaco Chaqueta Piaggio, la cubana Isabel Íñigo, Guajaja, Bartola, Lucila Campos, Pilar de la Hoz, Manongo Mujica, Pepita García Miró y otros connotados artistas.

Ahora me encuentro en un grupo que se llama Nova Lima y vamos viajando por los cinco continentes desde el 2006. También estoy en el grupo Cosa Nuestra con el que hemos ganado, en 2015, la Gaviota de Plata en el Festival Viña del Mar; en el 2017, con Afrocandela también ganamos la Gaviota de Plata”, cuenta.

Amo todo de la música. Es mi vida entera, mi pasión. Si me muero y podría volver a nacer, sería músico de nuevo”, resaltó con emoción Mosquera que en esta pandemia participa junto a la comunidad Giramos -liderada por la empresa cultural Cernícalo Producciones- en lanzamiento la primera plataforma educativa independiente especializada en música: Giramos Academia

Para los interesados, el maestro Mosquera dictará el curso virtual donde enseñará a tocar 8 ritmos afroperuanos: Landó, Zamacueca. Alcatraz, Ingá. Tuve Cobando. Festejo, Panalivio, Son de los diablos. Y también 5 ritmos criollos como el vals, polca, marinera limeña, marinera norteña y tondero.

El emotivo mensaje del hermano de Floyd ante Congreso de EEUU