Cultura

Manuel Ortiz, voz de Los Morunos: "Hemos llegado al corazón y eso no se compra"

Manuel Ortiz, voz de Los Morunos:

Era un muchacho que estudiaba la secundaria en el Eguren. Vivía en Miraflores. Después del colegio, salía a pasear en bicicleta. Tenía 16 años. De pronto, encontró a dos jóvenes veinteañeros en cuclillas, tocando la guitarra, en toda una esquina, al lado de un poste y una bodega. Solo había escuchado el sonido de la guitarra en la radio. Eran los años de La Sonora Matancera, de Leo Marini, de los boleros. Frenó, los miró y se acercó. Los guitarristas estaban esperando a otro amigo que cantaba; no llegaba; no llegó. Uno de ellos le preguntó al curioso adolescente: “¿Sabes cantar?”. Asintió. “Cuando ya no me quieras, no me finjas cariño, no me tengas piedad”, cantó. “Oye, cantas bonito”, dijeron y pidieron otra. “Partiré canturreando mi poema más triste, cantaré a todo el mundo lo que tú me quisiste”, sorprendió a los veinteañeros. Eran las 5 de la tarde. Dieron las 11 de la noche, y siguieron cantando. Ese día nació Los Morunos.

Después de 62 años, el trío ha pasado por varias formaciones, siempre con Manuel Ortiz en la voz. Pero ha llegado el momento del retiro. El cantante anuncia su último concierto para este viernes 14 de febrero, a las 8 p.m., en el Teatro Peruano Japonés de Jesús María. Las entradas se adquieren en Teleticket.

En casa le prohibieron que cante. Tenía que dedicarse a estudiar. Postuló a San Marcos, y no ingresó. Se casó. Pensó en retirarse de la música. Los mayores insistían en que estudie. Ingresó a una universidad particular, a Ciencias Económicas, se quedó a medio camino. “Seguí en mi lucha”, me dice en su casa, rodeados de vinilos de Los Morunos y mirando el mar miraflorino. También hizo taxi, se dedicó a la pintura, ingresó a Bellas Artes y no terminó, trabajó en el Ministerio de Educación. Era mil oficios. Lo único que nunca dejó fue el canto.

-¿Por qué se retira?

Los Morunos cumplen 62 años. En la trayectoria están los fundadores, luego un trío que también fue conocido y el trío con Silva (falleció en 2008) y Pastor (murió hace dos años), que duró 30 años.

-El trío de “Motivos”.

Claro, de “Apaga la tele”. Fue el trío que más duró y que nos hizo totalmente conocidos en el Perú y en diferentes países. Después de que fallecieron mis compañeros, las circunstancias me han obligado a tener otros integrantes con los que llevo casi 10 años, y que son jóvenes. Yo quiero ver si alguien más joven que yo, con una voz más fuerte quizás, pueda hacer las voces que hago. No sustituirme porque cada uno tiene su estilo. Pero que sea de la línea del bolero, de los tríos. Quizá estoy pidiendo mucho.

-Quizás no existe alguien con ese perfil. El último trío tal vez ha sido Los Morunos.

Exactamente. Es encontrar una persona que cante y yo lo puedo dirigir, así como hace Pedro Suárez-Vértiz.

-¿Qué debe tener un moruno?

Primero, que le guste el bolero y que tenga en su canto las notas de una primera voz de trío. Que sea un artista apasionado.

-¿Cómo define a un artista apasionado?

Que quiera el canto, que quiera la música. Yo sigo en la música tantos años porque la amo. No cantaré, pero sí quiero dirigir y que sigan Los Morunos. No quiero alguien que me imite sino que hagamos un nuevo camino, nuevas canciones. Y sobre todo quiero que sea una buena persona, con ética y principios.

-¿Por qué es importante ser buena persona?

En la trayectoria de Los Morunos nunca hubo un escándalo. Incluso, las canciones que canto no denigran a las personas, especialmente a la mujer. Mis canciones son de amor, sin quitarles mérito a los otros artistas que cantan “te maldigo”, etc. Mis canciones son musicales, que le roban el cariño a la gente, como cuando subo a un taxi o en un paradero me dicen: “Oiga, con sus canciones nació mi hija”, “oiga, con sus canciones me enamoré de mi esposa”.

-¿Los Morunos son la cara elegante, de salón del bolero?

Elegante no. Romántico y sentido. Yo sé que las composiciones de los autores merecen respeto, pero si tú me das un bolero cantinero, esas canciones que venían de Puerto Rico y decían: “Eres carne que abunda en la cantina”, eso no vas a escuchar en Los Morunos. Y son hits y venden mucho.

-¿Por qué eligieron ese camino del bolero?

Porque ha sido mi sentir desde joven, cuando escuché la música de Los Panchos.

-Y usted llegó a girar con ellos en el Perú.

Claro, cantar con ellos fue lo máximo. Los Panchos ya eran Los Panchos cuando yo era niño. Los Panchos eran como los Rolling Stones, como los Beatles.

-¿Inspirados en Los Panchos surgió Los Morunos?

Fueron varias circunstancias.

-¿“Motivos” fue la cumbre del grupo?

Claro. La grabamos luego de hacer muchísimos discos. Silva y Pastor (con quienes interpretó “Motivos”) entraron en el año 78. Pero grabamos desde el 62. “Motivos” llegó en el año 81.

-¿Por qué la eligieron?

Estábamos en el sello Infopesa y nos pidieron dos temas. No teníamos canciones en ese momento. Mi compañero arreglista, que también era guitarrista de Iván Cruz, me dijo: “Tú cantas siempre una canción medio zanahoria”. Se refería a “Motivos”. La presentamos sin terminarla. A la semana ya estaba el disco. El señor Maraví, gerente de Infopesa, me dijo: “Acertaste, te has separado de Los Panchos, han hecho un estilo original. Esta canción queda. Hay canciones para toda la vida”.

-Si Los Panchos son como The Beatles, ¿Los Morunos como quiénes son?

No lo sé. A pesar de los años, la gente no me olvida. Somos populares y queridos. El mismo Maraví me dijo que hemos marcado un hito en el bolero.

-Son nuestros Panchos.

No quisiera que me invada la soberbia, pero somos un trío muy representativo. Hemos llegado al corazón y eso no se compra.

AUTOFICHA

- “Soy Alonso Manuel Ortiz Isla. Nací en Barrios Altos. En marzo cumplo 78 años. Los Morunos tenemos más de 180 canciones grabadas, pero el repertorio es de unas 400 canciones. Desde que salió ‘Motivos’, no dejamos de cantarla; hoy la tocamos hasta tres veces en un show”.

- “Desde hace siete años, tengo un programa de radio. Se emite de 7 a 8 a.m., en Radio Unión, los domingos. Si tengo presentación el sábado, igual voy, no he fallado, salvo que esté de gira o enfermo. Se llama ‘Un moruno en la radio’. Mi pasión por la música es muy fuerte”.

- “Tengo tres hijos en mi primer matrimonio y unos 16 nietos. Este 22 de enero con mi esposa –mi segundo matrimonio– hemos cumplido 39 años de estar juntos. Me siento tranquilo porque tengo una esposa que me quiere y que me ha comprendido como artista. Con ella conseguí lo que no hice antes”.