Cultura

Olinda Silvano: "Seré indígena, pero soy shipibo-conibo del Perú"

Olinda Silvano:

A su padre le había prometido comprarle una camisa amarilla y un pantalón negro. También traería detergente y jabón, porque en casa solo se podía lavar con choloque, una semilla de la selva. A los dos meses que dejó su comunidad, cumplió la promesa luego de cobrar el primer sueldo. Con 16 años, era la mayor de 11 hermanos. Olinda Silvano empezaba a tejer y crear su propio camino.

Se echaba a la cama y tenía visiones. Aparecían los kené (diseños geométricos) de colores. Ella preguntaba a otros niños si veían lo mismo, pero solo ella lo podía ver, asegura. “Me sentía rara”, recuerda. Le echaron piri piri, una planta como el pasto pero más grande. A su madre le preguntó “¿quién soy?”. “Eres especial”, le respondió.

Olinda Silvano es una de las artistas shipibo-conibo que llegaron a ArcoMadrid hace un año, uno de los epicentros del arte iberoamericano, donde incluso mostró su obra a los reyes de España. También es una de las fundadoras de la comunidad de Cantagallo, ubicada al lado del río Rímac, casi al pie del cerro San Cristóbal.

Sonríe a lo lejos y levanta la mano para saludarme, mientras come un mango. Son las 9 de la mañana, estamos en Cantagallo, que reúne a 238 familias. Ingresamos a su casa hecha de madera, donde la fachada es como un mural shipibo-conibo. Extiende sobre una mesa pulseras, collarines, bordados, posavasos y un lienzo pintado con sangre de grado que debe enviar a España. “Hago de todo. No estoy de manos cruzadas. Pero hacer mural me gusta porque siempre se va a ver. Estará ahí, en la pared, por más que nadie quiera verlo, estará ahí y tocará el corazón de alguien. Y dirán ‘mira lo que han hecho los shipibos’”, me dice Olinda, valiente y talentosa mujer que camina con el corazón en una mano y la sabiduría en la otra.

¿Por qué dejó su hogar a los 16 años?

Sufrí un accidente. Yo era pescadora. Un día entró una espina en mi rodilla. Me operaron en Contamana. Cuando sané, no podía trabajar en la chacra, me dolía, se hinchaba; entonces, tomé la decisión de salir a la ciudad. A las 4 de la mañana me levantaba para pedirle permiso a mi papá, pero no estaba de acuerdo. En tres intentos no me hizo caso. Entonces, mi mamá fue cómplice. Mi papá se fue a hacer una canoa y le dije a ella: “Me voy”.

¿Cuál era su destino?

Pucallpa. Yo ya había conversado con una persona, quería trabajar de ama de casa, aprender algo. Yo sabía que iba a sufrir.

¿Y su madre qué le respondió?

Me dijo: “Anda nomás, yo recibiré el golpe” (ríe).

¿Pero se fue sin plata?

Sin nada. Me llevó un joven. Tuve que suplicarle para que no me haga daño. Le dije: “Si tú me haces algo, Dios te va a castigar”.

¿Había terminado sus estudios en el colegio?

Había terminado mi primaria y estaba en segundo grado de secundaria. Pero era difícil vivir en la comunidad: tenía dos ropitas.

Entonces, se fue con el chico.

Sí. Me llevó en una lancha, fueron 12 horas de Paoyhan a Pucallpa. Llegamos a las 4 de la mañana. No me pasó nada, cumplió su promesa: él volteado para un lado y yo para el otro lado, me moría de frío, mi corazón temblando, lejos de mi familia. Yo solo quería aprender, trabajar y sacar adelante a mi familia.

¿Cómo la recibió Pucallpa?

Me quedé trabajando en una casa y lloré una semana. No entendía el castellano y no sabía hacer las cosas.

¿Volvió al colegio?

Sí, y después de cuatro meses, mi padre fue a Pucallpa. Mi patrona me dijo: “Te buscan, dice que es tu papá”. Salí, esperaba el golpe de mi papá, pero me abrazó y lloró. Me había traído tortuga (risas).

¿Y en qué momento decide venir a Lima?

Tuve mi pareja y él vino a Lima para buscar trabajo. Yo quería trabajar en mi arte. No estaba tan animada. Era difícil de caminar en Lima, hay calle por acá, pista por allá. Creo que era el año 95. No conocía, me perdía, lloraba. Allá (en la selva) la casa es grande y en la ciudad la casa era chiquita.

Sin embargo, usted es una de las fundadoras de la comunidad de Cantagallo.

Sí. Llegué en 2000, pero estábamos al otro lado (mira al río), pero ya se lo ha llevado OAS. Llegamos como 10 personas.

Han pasado más de tres años del incendio.

Es algo que a veces no queremos recordar, pero a la vez nos da más fuerza para seguir viviendo. A veces se cree que porque somos shipibos no podemos vivir en la capital. Este también es mi pueblo, esta también es mi ciudad. Seré indígena, pero soy shipibo-conibo del Perú. Cuando llevo mi arte afuera, no llevo el arte de los shipibos, sino de nuestro país.

¿Cómo está la comunidad?

Ya tenemos varios engaños. Es una burla, no cumplen. No somos invasores. Cantagallo es una historia que hemos hecho, nuestras familias han crecido y han muerto acá. Acá queremos que se construya algo. Encima, no tenemos agua ni desagüe.

Ha estado en España, Rusia, Canadá. ¿No ha pensado volver a migrar?

Si amas a tu pueblo y amas a tu país, te quedas. Me ofrecieron quedarme en Alzira, Valencia.

¿Regresa a Paoyhan?

Siempre regreso para dar talleres de lo que he aprendido. Por ejemplo, he participado en un taller audiovisual y ahora me toca hacer un taller en Pucallpa. No he venido a Lima a calentar la silla, a estorbar, sino a aprender y a llevar y compartir en mi tierra. Yo quería ser profesional, no pude por la necesidad, pero ya he pisado la Católica, San Marcos, donde he recibido capacitaciones. Gracias a la gente que me da la oportunidad para capacitarme y gracias a mí misma por mi voluntad, quiero seguir aprendiendo lo que soñaba cuando era joven.

¿Cuál es su sueño ahora?

Ver que mis madres de Cantagallo salgan adelante y a mis hijos profesionales.

AUTOFICHA

-“Mi nombre es Olinda Silvano Inuma de Arias. Y mi nombre en shipibo es Reshinjabe. Mi Instagram es @olinda_reshinjabe_silvano. Mis padres me tuvieron cuando tenían 13 y 15 años. Nací en Ucayali. Tengo 50 años y cuatro hijos, un varón y tres mujeres; él aprende este arte”.

-“Estoy exponiendo en el C.C. Ricardo Palma (Av. Larco 770, Miraflores), junto a otros artistas; el curador es Harry Chávez. Pronto vamos a tener una feria en el Parque de las Aguas con la Municipalidad de Lima. Y en setiembre veré si me voy a Canadá para pintar un mural”.

-“Este año viajo a Brasil, México y estoy viendo EE.UU., si es que me dan visa; será una feria internacional. En Brasil pintaré con los indígenas y en México en un centro cultural. Y he sido invitada a la Bienal Internacional de Arte Indígena, en Michigan, pero repito, no tengo visa, espero que me ayuden”