Economía

PBI 2021: ¿qué factores influyen en sus proyecciones?

PBI 2021: ¿qué factores influyen en sus proyecciones?

En su última proyección sobre el comportamiento de la economía peruana, que hizo pública el 18 de diciembre último, el Banco Central de Reserva (BCR) estimó que este año creceríamos 11,5%, por encima del 11% que había augurado hasta el mes de setiembre.

Apenas unos días antes, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) proyectaba que el PBI peruano se expandiría 9%, y recientemente – el 5 de enero, para ser más exactos–, el Banco Mundial (BM) reveló que sus pronósticos para el Perú apuntan a una expansión de 7,6%.

Tomando en cuenta que, al igual que el BCR, ambos organismos multilaterales ven en la pandemia una de las principales amenazas para el crecimiento de la economía mundial, ¿por qué, en el caso específico del Perú, sus proyecciones difieren hasta en cuatro puntos porcentuales con lo pronosticado por el ente emisor?

Más en línea con lo estimado por el BCR, Guillermo Arbe, jefe de Estudios Económicos de Scotiabank Perú, asegura que debido a que la economía peruana se está recuperando más rápido de lo que se esperaba, también en la organización que representa corregirán hacia arriba sus proyecciones para el 2021.

“Nosotros teníamos 8,7% para el 2021, pero a finales de este mes lo actualizaremos ligeramente hacia arriba porque la recuperación ha sido más rápida de lo que esperábamos. Eso ha sido más evidente en el cuarto trimestre del 2020, y también los precios de los metales están mucho mejores. Tenemos que reconocer que esos dos factores han sido claves”, afirma.

Muy por el contrario, el economista Carlos Adrianzén, catedrático de la UPC, asegura estar más de acuerdo con las proyecciones del BM, pues considera que incluso los resultados del 2020 serán menos auspiciosos que el –11,5% calculado por el BCR.

“Algunos apuestan por una suerte de súbita y mágica reacción, pero no hay evidencia lógica ni medidas para que eso suceda. El 2020 podría cerrar en –15% porque hasta finales del año pasado, las tendencias de crecimiento anualizado persistían en contracción en casi todos los sectores. No olvidemos que el BM le dio muy buenas vibras a la economía peruana en el 2020, pero las cosas cambiaron por la pésima gestión de la pandemia”, explica.

PANORAMA 2021

Aun cuando la pandemia se ha convertido en la cuota de incertidumbre que no permite predecir con exactitud lo que pasará a lo largo de este año, Guillermo Arbe refiere que el anuncio de la llegada de la vacuna al país, contribuirá con el ansiado retorno a la normalidad de la economía peruana.

“La llegada de la vacuna es importante porque va a permitir que se normalicen las actividades económicas más rápidamente. Esa es su importancia. Es cierto que sigue habiendo bastante incertidumbre alrededor del anuncio porque no sé si un millón de vacunas es suficiente para empezar a controlar el COVID-19 pero, definitivamente, es una mejor situación, es mejor que no tenerla”, señala.

Y a pesar, como refiere Arbe, que las elecciones ya han sido tomadas en cuenta para las estimaciones acerca del desempeño del PBI, el economista considera que su influencia se verá reflejada en tres momentos de incertidumbre a lo largo del 2021.

“De enero a abril, la incertidumbre se centrará en conocer el perfil del próximo gobierno y del Congreso, lo que puede afectar la toma de algunas decisiones. Entre abril o mayo –dependiendo de si hay segunda vuelta o no– y agosto tendremos despejado el perfil pero vamos a seguir con la incertidumbre. Y, entre agosto y diciembre, las cosas van a depender del perfil de las autoridades que hayamos elegido”, añade.

MEDIDAS URGENTES

Para evitar que la incertidumbre vuelva a impactar negativamente en el desempeño de la economía peruana, Carlos Adrianzén sostiene que el próximo gobierno debería empezar por revertir las decisiones erróneas que ha tomado recientemente el Legislativo, como el fijar topes a las tasas de interés.

“Veo un 2021 marcado por la inercia del 2020. Para empezar, solo veo un Congreso saliente cometiendo barbaridades sin que el Ejecutivo ordene las cosas, y ahí la cosa está bien complicada para el siguiente gobierno porque si no corrigen todos los errores que se han cometido, terminaremos en lo mismo”, señala convencido de no avizorar una recuperación en el actual escenario. “Quizá en el 2022. Este año lo veo difícil”, anota.