Economía

¿Qué efectos tendría dejar los libros sin IGV de forma permanente?

¿Qué efectos tendría dejar los libros sin IGV de forma permanente?

A menos de un mes de vencerse los beneficios tributarios de los libros -entre ellos la exoneración del IGV- la Comisión de Cultura del Congreso de la República ha aprobado el dictamen de la Ley del Libro, norma que les otorgará esta facilidad de manera permanente.

De acuerdo con Pedro Villa, director de Contenidos y Relaciones Institucionales de la Cámara Peruana del Libro (CPL), el dictamen recoge la mayor parte de la propuesta que trabajaron con varios actores del sector, y es bastante positivo; sin embargo, lo que se requiere ahora es que su promulgación sea antes del próximo 11 de octubre, cuando vencen los beneficios del Decreto de Urgencia No. 003-2019.

“Esta nueva ley da un marco general para que haya un cambio con una expectativa a largo plazo de trabajo y de convertirnos en un país lector. Por otro lado, mantiene algunas cosas que hemos considerado que no son técnicamente adecuadas, como limitar el reintegro tributario del IGV, esperamos que en la discusión en el Pleno se pueda redactar mejor ese punto”, observó.

Precisó que, limitar el reintegro tributario a empresas que no superen las 150 UIT por año en ventas no es la mejor manera de promover un crecimiento sostenible en la industria. A pesar de ello, consideró positivo tener una inafectación, porque reduce la incertidumbre y fomenta las inversiones en el sector.

Menos piratería y costo de recaudación

De igual manera, Carlos Casas, ex viceministro de Economía y decano de la Facultad de Economía y Finanzas de la Universidad del Pacífico, comentó que la prórroga de este beneficio por poco tiempo, no era lo mejor desde el punto de vista del inversionista, y que los beneficios superan a los costos, según un análisis que realizó hace dos años, a pedido de la CPL.

“Parte de los resultados fueron que, el contrabando de libros bajó un poco, el número de títulos publicados aumentó y era descentralizado. El número de librerías que aumentó también era significativo. Ahora, el argumento del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) era que pocas editoriales se habían beneficiado de la exoneración, pero es también por un tema de estructura del mercado”, explicó.

Estimó que el costo de no recaudar ese impuesto se acercaba a los S/ 60 millones por año, pero los beneficios por ventas, empleo y dinamización del sector, eran mayores; más aún porque el IGV podía transferirse al consumidor, siendo los compradores los más afectados.

“Esta exoneración sí tiene beneficios, hay muchas que deberían de quitarse. Se pueden observar varias, las territoriales, por ejemplo. Si este impuesto tocara a los libros escolares, creo que eso también tendría un impacto sobre el presupuesto de las familias, sobre todo ahora que estamos en crisis”, advirtió.