Mundo

Informe.21: La salida ofrecida a Venezuela que funcionó en El Salvador

Informe.21: La salida ofrecida a Venezuela que funcionó en El Salvador

En medio del miedo que se vive el mundo por la pandemia del coronavirus, Estados Unidos sorprendió esta semana al proponer a Venezuela una salida para retomar la democracia. El presidente estadounidense Donald Trump planteó crear en ese país un gobierno de transición que convoque a elecciones libres y planteó que dicho grupo sea integrado por representantes del chavismo y de la oposición, pero sin el presidente Nicolás Maduro ni el líder opositor, Juan Guaidó, a quienes conminó a dar un paso al costado.

Aunque la propuesta parece descabellada, ya que es improbable que Maduro abandone el poder, hay antecedentes históricos de procesos de paz donde las cabezas de las partes en conflicto, que parecían irreconciliables, decidieron deponer sus intereses y ambiciones personales en favor de la gobernabilidad de sus pueblos. Uno de estos casos ocurrió en el Salvador. Su proceso de paz, sellado en 1992, es visto como un ejemplo, pues terminó con una guerra civil que desangró al país durante más de una década y logró una reconciliación política que permitió elecciones libres.

EXPERIENCIA SALVADOREÑA

Durante 12 años, el grupo guerrilero Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional y el gobierno, con la militarizada alianza republicana nacionalista (arena), fueron los dos principales bandos en pugna en el país centroamericano. ambos estaban influenciados por la contienda global: mientras el oficialismo mantenía una alianza con los Estados Unidos, arena contaba con el apoyo de la Unión Soviética, Cuba y el Frente Sandinista de Liberación Nacional de Nicaragua.

Tras más de una década en conflicto, con ataques de ida y vuelta que dejaron 75,000 muertos, en 1990 las dos partes aceptaron que ninguno ganaría militarmente la guerra. así que, con la mediación de la ONU –dirigida entonces por Javier Pérez de Cuellar–, se iniciaron las conversaciones para hallar una solución pacífica.

Tras intensas negociaciones, en la que las partes se comprometieron al desarme y desarticularon los escuadrones de la muerte, se conformó un grupo de trabajo que convocó a elecciones, y en 1992 se firmaron los acuerdos de Paz de Chapultepec, que pusieron fin a la guerra civil. esto dio lugar a algo nunca antes visto: que dos antiguos enemigos políticos y militares participaran pacíficamente en elecciones democráticas, lo que permitió que exguerrilleros llegaran al poder y a las propias Fuerzas Armadas. aunque inusual, El Salvador lo hizo. ¿Podría funcionar una transición similar con Maduro y Guaidó en Venezuela?

El plan de EE.UU. contempla el retorno de la democracia a través de un “gobierno de transición” que convoque a elecciones en Venezuela en un plazo de 6 a 12 meses. Aunque ni maduro ni Guaidó estarían en el gobierno transitorio, ambos podría ser candidatos. Guaidó ya ha dado su respaldo a la propuesta, pero, Maduro la ha rechazado y ha tildado el plan de de “intervencionista” e “inconstitucional”.

MUCHAS TRABAS

El internacionalista Juan Velit ve muchas trabas para que el proceso venezolano siga los pasos de El Salvador. Primero, porque a su juicio la propuesta de Trump sería una “cortina de humo” para desviar la atención de la crisis que vive EE.UU. por la pandemia del coronavirus, que sin duda afectará su campaña de reelección. Segundo, porque la oposición no está consolidada, ya que Guiadó ha perdido fuerza y no es un interlocutor legítimo que agrupe a los venezolanos.

Según el analista, las salidas negociadas no funcionan cuando hay una presión grande de un país hegemónico como EE.UU. que, aunque ha cambiado de estrategia, sigue acorralando al mandatario venezolano con sanciones en medio de la situación difícil por la expansión de la pandemia.

Velit señaló que un consenso entre el gobierno y la oposición, como ocurrió en el Salvador, debe pasar también por la decisión personal de ma- duro de hacerse a un costado, pero todo indica que el líder chavista “aún no ha llegado a esa reflexión”.

TENGA EN CUENTA

- La Unión Europea consideró que el plan de EE.UU., de un gobierno de transición en Venezuela sin Maduro ni Guaidó, “va en la línea” de la solución pacífica promovida por el bloque.

- El plan contempla la salida de las fuerzas de seguridad extranjeras, el levantamiento de las sanciones a Venezuela y una ley de amnistía para delitos políticos, pero no de lesa humanidad.

- La iniciativa surgió menos de una semana después de que el gobierno de Trump acusara a Maduro por cargos de “narcoterrorismo”.