Mundo

Murió tras engañar a su esposa en un viaje de trabajo y ahora la empresa deberá indemnizarla

Murió tras engañar a su esposa en un viaje de trabajo y ahora la empresa deberá indemnizarla

Un caso polémico se desató estas últimas semanas en Francia: un tribunal determinó que morir mientras se tiene sexo en el trabajo es accidente laboral. Ese fue el caso de Xavier, un ciudadano de ese país, que murió de un ataque al corazón mientras mantenía relaciones en un viaje de trabajo.

Tras el dictamen del tribunal de apelaciones de París, la esposa de la víctima, quien no es la misma con que Xavier tenía relaciones sexuales, deberá ser indemnizada por la empresa y no por la Seguridad Social de Francia. 

Esto sucedió el 21 de febrero de 2013. Xavier, un técnico de seguridad de la empresa TSO, se encontraba en un viaje de negocios en la localidad de Meung-sur-Loire. Conoció a una mujer y más tarde se fueron al hotel, donde mantuvieron relaciones sexuales. Sin embargo, al hombre le dio un ataque al corazón y falleció en ese instante.  

El Tribunal de Apelaciones de París consideró que había sido víctima de un accidente de trabajo ya que se produjo durante un desplazamiento laboral.  

Pese a que lo abogados de la empresa insistieron que el trabajador había "interrumpido conscientemente su misión por un motivo únicamente dictado por su interés personal e independiente de su empleo". 

La empresa defendía que "la enfermedad cardíaca así como el fallecimiento no son imputables a su trabajo sino al acto sexual". Sin embargo, el tribunal en Francia no les dio la razón. 

Amparado en el artículo L411-1 del código de la Seguridad Social de Francia, el Tribunal de Apelaciones de París consideró que no es así. Si Xavier viajó por motivos laborales es suficiente para que el accidente se tipifique de esa manera.

Ahora, la empresa TSO pagará a la mujer e hijos de Xavier el 80% de su salario, todos los meses, hasta que llegue el año en el que debería haberse jubilado. También deberá abonar parte de su pensión. 

El Tribunal de Apelaciones de París confirmó la decisión del fondo de seguros en un fallo emitido en mayo, pero el caso solo llamó la atención pública después de que los detalles fueron publicados en LinkedIn por la abogada francesa Sarah Balluet, que se especializa en disputas laborales.