Mundo

¿Por qué Kim Jong-un lloró, pidió perdón y admitió ser un "fracaso"?

¿Por qué Kim Jong-un lloró, pidió perdón y admitió ser un

Kim Jong-un, quien gobierna Corea del Norte desde hace diez años, impactó el último sábado 10 de octubre, durante un fastuoso desfile en el que mostró sus impresionantes misiles intercontinentales y donde hubo, sobre todo, sonrisas, lágrimas y hasta arrepentimiento.

La voz del líder norcoreano se quebró ligeramente al mencionar “sus lágrimas de gratitud” hacia la población, elogió al ejército por su lealtad y subrayó que en la nación no había un solo caso de coronavirus.

Pero lo que más impactó de la gala militar fue su discurso cargado de disculpas y que haya admitido su “fracaso” en el poder. “Nuestro pueblo decidió acordarme plena confianza, tan alta como el cielo, tan profunda como el mar, pero no he estado a la altura. Lo siento de verdad”, dijo Kim Jong-un, según el texto retomado por la agencia oficial KCNA.

Era la segunda vez en pocas semanas que el dirigente pedía disculpas. A finales de septiembre, la presidencia de Corea del Sur dijo haber recibido una carta del Norte en la que Kim “lamentaba profundamente” la muerte de un surcoreano en sus aguas territoriales.

Pero este sábado, el dirigente fue más allá y hasta garantizó que será mejor: “Prometo solemnemente de nuevo, aquí, mostrarme digno de la confianza del pueblo, sin falla, incluso si mi cuerpo tiene que ser desgarrado en pedazos”.

De acuerdo a internacionalistas, esta declaración podría parecer coherente con los principios de una dinastía que, desde hace 70 años, afirma sacrificarse por su pueblo.

Para Rachel Lee, exanalista del Gobierno de EE. UU., el desfile estuvo “lejos de la norma” y el discurso de Kim Jong-un, “cuidadosamente calibrado para que pareciera sincero y accesible".

“No siguió el plan clásico que consiste en abordar las cuestiones ideológicas antes de tratar los futuros retos. Esto refleja un cambio de estrategia en materia de propaganda. Se trata de transmitir sus mensajes de una forma más entretenida y comprensible”, dijo la especialista a la AFP.

Andrei Lankov, del Korea Risk Group, opinó, por su parte, que el líder norcoreano mostró cierta sinceridad, aunque “la supervivencia del régimen siempre será para él más importante que la de los pobres campesinos de remotas provincias”.

“La prioridad son los misiles, pero esto no significa que se olvide de los campesinos”, mencionó. Kim Jong-un podría “utilizar las lágrimas para compensar sus fracasos con respecto a su pueblo”, apuntó la exanalista en la CIA, Soo Kim. Se trata de una estrategia que, según ella, puede funcionar.

Es capaz de aparecer como líder bondadoso, cuyas lágrimas muestran la tristeza y el dolor, (de modo que) se espera, por supuesto, que la población se lo crea”, sustentó.

Jieun Baek, autora del libro “La revolución oculta de Corea del Norte: cómo la información clandestina está transformando una sociedad cerrada", cree algo parecido. En diálogo con la revista Der Spiegel explicó que “Kim quiere señalar que el ejército de su país sigue siendo una potencia".

Aunque su llanto y disculpas parezcan “sorprendentes”, advirtió que el mundo “no debe dejarse engañar”. Kim Jong-un no es un “dictador benevolente", sino más “más bien lo contrario: su pueblo ni siquiera tiene un mínimo de derechos humanos”, zanjó.

Con información de AFP.

Kim Jong-un, últimas noticias:

  • Miles de norcoreanos se protegen con mascarillas en manifestación a favor de Kim Jong-un [FOTOS]
  • Imágenes icónicas: Kim Jong-un lloró y mostró un misil jamás visto en desfile militar