Nacional

Comisario agredido en SJL: "No puedo responder violencia con violencia"

Comisario agredido en SJL:

Las agresiones a miembros de la Policía Nacional (PNP) se han vuelto algo normal durante las intervenciones. Eso lo sabe bien el mayor PNP Ricardo Vargas, comisario de Santa Elizabeth (San Juan de Lurigancho), quien fue agredido física y verbalmente el último jueves por una mujer dentro de la dependencia policial. Ella se oponía a que su amiga se quedara en calidad de detenida por conducir en estado de ebriedad. La acción fue grabada por uno de los agentes de la comisaría y se hizo viral en las últimas horas.

Mediante Decreto Supremo Nº 012-2016-IN, el Gobierno aprobó en el 2016 el reglamento de la norma que regula el uso de la fuerza por parte de la Policía Nacional del Perú (Decreto Legislativo N° 1186). Este precisa que los agentes policiales están facultados para hacer uso de la fuerza cuando los intervenidos, quienes son sorprendidos en delitos flagrantes, muestran resistencia a ser llevados a una dependencia policial.

Esta resistencia puede llegar incluso a un nivel de desafío físico y de agresión, lo que faculta aún más a los efectivos a utilizar técnicas para controlar, reducir, inmovilizar y conducir a la persona intervenida.

El mayor Vargas conoce muy bien esta norma, así como el principio de autoridad. En diálogo con El Comercio, confesó que a pesar de que al inicio quiso reaccionar a la agresión, reduciendo a la mujer, mantuvo la tranquilidad y pensó en las posibles consecuencias de sus acciones.

"No es que me haya dejado golpear. Tengo que pensar como funcionario público. Tengo que hacer respetar el principio de autoridad, pero basándome en respetar el derecho de las personas. Como ser humano en un primer momento quise reaccionar, pero felizmente tengo bien concientizada mi doctrina", afirmó el oficial.

Comisario agredido en SJL: "No puedo responder violencia con violencia"

El caso

La tarde del jueves, a las 6 p.m. aproximadamente, un patrullero de la comisaría de Santa Elizabeth intervino a dos mujeres cuyo auto era conducido de manera temeraria. Al bajar del vehículo, los agentes se percataron de que ambas estaban ebrias. En la parte de atrás del auto iba un niño de apenas 8 años.

"Las dos mujeres fueron intervenidas porque su vehículo era conducido de manera rauda, con maniobras temerarias. El patrullero visualiza eso y lo interviene. En ese momento es donde se percata que la mujer que conducía el auto se encontraba en estado de ebriedad", contó a este Diario.

Comisaría de Santa Elizabeth

Las dos mujeres fueron identificadas como Claudia Geraldine Haro Salazar (23) y Verónica Paula Adelina Soriano Valdivia (25). Esta última era quien conducía el vehículo. Al hallarla en delito flagrante, los policías trasladaron a Soriano Valdivia a la comisaría de Santa Elizabeth. Haro Salazar decidió acompañarla.

Se le practicó el dosaje etílico a Soriano Valdivia y este arrojó 1,68 gramos de alcohol por litro de sangre. Tras confirmar que Verónica Soriano había manejado en estado de ebriedad, el comisario Ricardo Vargas procedió a firmar el acta de detención.

Comisaría de Santa Elizabeth

Fue en ese momento que Haro Salazar le reclama al oficial y lo cachetea tres veces. Lo insulta e incluso se atreve a escupirle.

Todo el accionar de la mujer fue grabado por algunos efectivos que se encontraban en la comisaria. Inmediatamente, quedó detenida.

"Desde el primer momento de la intervención la señorita Claudia Geraldine, quien hasta entonces no había cometido ningún delito, lanzó improperios contra la policía", lamentó el Vargas. "Yo me quedé tranquilo porque es mi función. No puedo responder violencia con violencia. Soy un funcionario público que tengo que mantener la sobriedad. Incluso, yo pido calma a mis agentes, quienes ya estaban prestos a reducirla", añadió.

Si bien la Policía Nacional puede utilizar la fuerza de forma proporcional, el oficial explico que no vio motivo para responder de esa manera: no existía ningún peligro de fuga. La agresora ya se encontraba ya dentro de la comisaría y no en la vía pública.

"Ella me tira las tres cachetadas y sí o sí iba a ser detenida. Yo no podía perder la compostura en ese momento. Además, estaban junto conmigo siete policías. Yo tengo que ver los riesgos que puedo correr", señaló el comisario.

Comisario agredido en SJL: "No puedo responder violencia con violencia"

Presunto tráfico de drogas

El mayor PNP también señaló que, al parecer, ambas mujeres se dedicarían al tráfico ilícito de drogas, ya que al interior del vehículo se hallaron 92 paquetes de marihuana y dos envoltorios de pasta básica de cocaína. "Su modalidad sería la del 'delivery', pues las bolsas con droga estaban dentro de otras bolsas, a fin de que sean repartidas", detalló.

Ambas mujeres permanecen detenidas en la comisaría de Santa Elizabeth por los delitos de tráfico ilícito de drogas. Además, a Soriano Valdivia se le acusa del delito de peligro común, al estar manejando en estado de ebriedad, mientras que a Haro Salazar por el delito contra la administración de justicia, en la modalidad de agresión y resistencia a la autoridad.

El mayor Vargas informó que la comisaría de Santa Elizabeth viene realizando las diligencias correspondientes con el Ministerio Público para el proceso penal y las coordinacciones con el Centro Emergencia Mujer para la protección del menor de 8 años, hijo de la agresora.

Se muestra arrepentida

Al día siguiente de los hecho, Claudia Haro Salazar dijo sentirse arrepentida de su comportamiento y pidió perdón al comisario y a los agentes que la intervinieron.

"Estoy muy arrepentida quiero pedirle perdón al comisario, a los efectivos y a toda la Policía Nacional. Estoy muy arrepentida, yo no soy así, pero el alcohol ha hecho que me comporte de esta manera, por favor perdónenme", expresó la detenida.

Vale precisar que la policía Leslie Olenka Saria Roman (22) resultó con lesiones en el rostro durante la intervención del último jueves.

Comisario agredido en SJL: "No puedo responder violencia con violencia"

(Video: Cortesía)

Otros casos

No es la primera vez que un efectivo policial es agredido durante una intervención. En julio pasado, tres sujetos y una mujer que iban a bordo de una camioneta fueron detenidos por agentes de la comisaría de Caja de Agua, en San Juan de Lurigancho, por resistencia a la autoridad.

En todo momento los ocupantes de la camioneta se resistieron a la intervención e incluso insultaron a los miembros del orden. Fueron necesarios cerca de 25 policías para enmarrocarlos y trasladarlos hasta la sede policial. Todos ellos se encontraban en estado de ebriedad.

Otro hecho similar ocurrió este mes en Tumbes, cuando los familiares de tres presuntos delincuentes, acusados de robar una tienda de venta de vehículos, se enfrentaron a varios agentes de la Policía Nacional para evitar que los sujetos sean detenidos.

Cuando la policía se alistaba intervenirlos, los familiares de los sujetos aparecieron y se atrincheraron cubriendo a los presuntos ladrones para evitar que sean capturados. Incluso, por varios minutos golpearon a los policías.