Nacional

El amor en los tiempos del coronavirus

El amor en los tiempos del coronavirus

Aunque muchos no lo hayan pensado cuando se comenzó a alertar de la impresionante expansión del coronavirus, el amor, el deseo y el sexo también se han visto impactados por la pandemia, el distanciamiento social, la cuarentena y toque de queda, entre otras medidas urgentes como lavarse las manos a cada momento y mantener la higiene constante. Parejas y aquellos que están solos o solas se enfrentan a una situación inédita que podría ser determinante cuando pase esta pesadilla.

Hay escenarios diversos. Yo inicié una relación horas antes de escuchar al presidente Martín Vizcarra disponer las primeras medidas para frenar el virus. Era el domingo 15. Lo que sería un inicio tranquilo y sin prisas acabó por tenernos en casa las 24 horas, conociéndonos, descubriéndonos, conviviendo por las circunstancias, en medio de mis rutinas extenuantes de teletrabajo por el periódico y rodeada de mis cuatro gatos. No es un drama. Lo nuevo siempre emociona, no agota cuando arranca, y el enamoramiento te hace sentir especialmente bien a pesar de la adversidad, pero ¿qué pasa con las parejas que llevan suficiente tiempo juntas que ahora cambiaron sus rutinas y se ven la cara unos 1440 minutos diarios?

Ana Caro, doctora en Psicología Clínica, especializada en terapia de familia y de pareja, empieza con una advertencia: “Cualquier situación de estrés puede complicar a veces las relaciones, en este caso en particular es bastante único lo que está ocurriendo en el mundo”.

En China, desde el 24 de febrero hasta la fecha, se han multiplicado las citas para divorcios: más de 300 solicitudes reportadas solo en Dazhou, provincia de Sichuan. La pandemia obligó a muchas parejas a estar juntas en casa más de un mes, tiempo suficiente para hacer explotar conflictos que quizás se mantenían bajo la alfombra. Como suele pasar.

La psicóloga Caro, docente de la Facultad de Psicología de la PUCP, señala que este tipo de situaciones pueden tener dos consecuencias: un aumento de embarazos o de rupturas: “Si hay dificultades en la pareja es posible que estas salgan a la luz, pero también es momento para redescubrirse. No necesariamente es negativo. No se trata del tiempo de cuarentena, sino de cómo pasa la pareja esos días”.

Una pandemia y exigencias urgentes de confinamiento transforman una pareja, una familia. Hay un cambio que con el paso de los días puede agotar, o reconfortar. Cada situación es un mundo aparte: si hay hijos, grandes o pequeños; si hay temas pendientes como deudas o problemas de salud; o planes que se quedan en suspenso. O si hay padres que cuidar.

➤ El COVID-19 solo se contagia por las vías respiratorias. Si uno de los dos de la pareja está confinado o tiene síntomas, no es prudente el sexo. Pero si los dos se encuentran en cuarentena y sanos no hay ningún problema.


Quizás lo primero es tener claro que se dará una situación de estrés. Es inevitable. Y esto provoca sentimientos y emociones opuestos, explica la doctora, como el miedo, la ansiedad, el aburrimiento y también la frustración. De pronto, el coronavirus -así no estés infectado o tengas un familiar con esta enfermedad- controla parte de tu vida: te impide salir, seguir las rutinas de antes, y vivir pendiente de las noticias. Te haces más sensible, más irritable. No es que dejes de amar a tu compañero o compañera, sin embargo, algo pasa y debes cuidar todo: tu salud, y tu amor.

La especialista plantea abordar el tema. No olvidemos que el espacio físico es clave. Si es muy pequeño hay que encontrar maneras de que cada uno tenga un lugar -aunque sea diminuto- para su propia individualidad, sus intereses, y hobbies. Es fundamental el respeto al otro.

Cada miembro de la pareja debería continuar con su vida social, por ejemplo, a través de las redes sociales o llamadas telefónicas. Tener un espacio individual no implica que no quiero estar con mi pareja, o que no me interesa mi pareja. No se trata de hacer todo juntos y todo el tiempo. Pueden balancear, buscar el equilibrio y cada uno haciendo lo que más le gusta, o necesita hacer”.

YO LE MIRO LA CARA AL GATO… ¿Y TÚ?

Que nuestra libertad haya sido restringida por razones obvias no implica que dentro de casa hay que estar ‘esposados’ con la pareja. Si yo me quiero ‘enganchar’ con alguna serie de Netflix, y mi pareja prefiere acariciar al gato hasta dormirse no hay ningún problema. Si yo quiero tomar fotos desde mi ventana y subirlas a Instagram, y mi compañera (o) ha decidido transformar la sala y el dormitorio, genial. ¿Por qué no? Si ella quiere bailar, y a mí me da ganas de aprender a cocinar con un tutorial de YouTube, perfecto. El mundo no se acaba por hacer cosas distintas. De hecho, yo disfruto estar pegada a las noticias, mientras la nueva persona de mi vida se inventa formas de hacer más agradable el espacio que compartimos.

Si yo me quiero ‘enganchar’ con alguna serie de Netflix, y mi pareja prefiere acariciar al gato hasta dormirse no hay ningún problema.
Si yo me quiero ‘enganchar’ con alguna serie de Netflix, y mi pareja prefiere acariciar al gato hasta dormirse no hay ningún problema.

Y SI LE BAJAS AL TEMA

El detalle, en mi caso, es que soy periodista, y todo el tiempo estoy concentrada en el coronavirus. Por ratos, me estiro como el gato, me tumbo en el mueble y me pongo a ver videos tontos, sin embargo, basta una alerta de noticias para que corra a la pequeña oficina que he acondicionado cerca a mi ventana. No prendía la tele desde hace un año, y no exagero. Con lo del COVID-19 tengo las dos teles encendidas, en el primer y en el segundo piso, para no perderme de nada.

La psicóloga me dice que hablar todo el tiempo del coronavirus no es sano. Lo sé. Es importante y necesario, pero además de buscar fuentes oficiales debemos ser cuidadosos con las fakes news, los rumores que circulan en WhatsApp y nos ponen los pelos de punta, y esos videos sin confirmar que se hacen cadenas hasta hacernos temblar. El amor en tiempo de coronavirus también puede ser tiempo para jugar, escuchar música, bailar en pareja, mejorar nuestra performance sexual (la OMS no prohíbe el sexo), chequear tutoriales inspiradores -de yoga, magia, cocina, mascotas, Kamasutra o lo que te apetezca- , y hasta rebuscar en el pasado los mejores momentos juntos. Y si no los encuentras, hay tiempo de sobra para inventarnos lo que queremos cuando todo pase.

BONUS 1

4 CLAVES

Consejos de la psicóloga Elke Fleischman, especialista de SANNA en la Clínica San Borja. 

  • Lleguen a un acuerdo… por el bien de ambos: Empiecen por hacer una tregua temporal (si estás peleado) y poner en pausa la situación que los ha llevado al estado actual.
  • Distribuyan las tareas del hogar pensando en el bien de ambos y de los demás miembros de la familia.
  • Trata a tu pareja como te gustaría que te trate a ti.
  • Ama las diferencias de la persona que elegiste.

BONUS 2

Consejos para sobrellevar de manera adecuada la cuarentena.