Opinión

A un bravo de una institución grande le gusta cerrar su 'posada' en el estadio. Lleva millonarios y les pone whisky para seducirlos

A un bravo de una institución grande le gusta cerrar su 'posada' en el estadio. Lleva millonarios y les pone whisky para seducirlos

Del saque somos carnecita... Mis respetos para Claudio Pizarro. Lo escribo sin ningún tipo de problemas. Entiendo su malestar por no ir al Mundial, pero su historia en el fútbol está llena de éxito y gloria. Es el peruano más exitoso de todos los tiempos a nivel de clubes. Le duela a quien le duela. Cerca de los 42 años se retira en la Bundesliga, uno de los mejores campeonatos del mundo. Jugará la promoción para la permanencia del Werder Bremen. Sea cual sea el resultado no va a cambiar mi opinión. Se mantuvo 21 años al máximo nivel, en Europa. Fue nuestra bandera. Eso se imita, aplaude, respeta y destaca. Un crack, un capo. Un fuera de serie. Ni ampays ni borracheras. Solo fútbol en su cabeza. Así es...

El chato de la selección está pagando su mala cabeza. Y la respuesta es muy simple. Lo googleas y salen todos sus escándalos. Hoy desde el extranjero te filtran, investigan y preguntan hasta qué marca de preservativo usas. Lo que más les interesa es si eres un verdadero profesional, un atleta. El volante no dura en ningún sitio. Solo le queda ir a una liga con plata o que agarre cualquier equipo del medio. Su empresario tampoco es mago. Y es lamentable porque sin chamba no podrá ser convocado para setiembre cuando se inicien las Eliminatorias. Esto es la consecuencia de salir ‘liquidando’ en las redes, orinar en la calle, ‘tirar maicito’, jugar pichangas en cancha sintética, hacerla de ‘showman’ en juergas y por aniñarse en Sao Paulo. Ojalá levante cabeza. Sí, señores...

Por siaca, hay un volante de marca en el Rímac que camina con mascarilla y una venda en los ojos. Le aviso que la camiseta de los ‘Delfines’ le quedaría bien entalladita. Es que su bailarina hace un tiempo se ‘puso’ la 7 que usa un chamaquito que no es nada ‘Celioso’. Ella tiene un grupo de fans conformado por los chalacos José Alberto, Mauricio, Ronaldo, Aldair y César. Son sus ‘seguidores’ donde se presenta. Ayayayayay...

Me pasan la voz que un bravo de una institución grande se alucina Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, que invita a jeques, ministros y gente de poder al palco del ‘Santiago Bernabéu’. A esta ‘versión perucha’ le gusta cerrar su ‘posada’ en el estadio. Lleva millonarios para pintarles un business. Les pone whisky etiqueta azul y compra una rica ‘jama’ para seducirlos. Todas las semanas le insistía a un brother para que vaya, hasta que el hombre aceptó. Pero se palteó cuando le respondieron que no pasa ni mela con su negocio. De ahí nunca más le mandó entradas. Qué feo... Me voy, soy fuga.