Opinión

El día después

El día después

La avenida Aviación ha sido liberada. Un operativo conjunto entre la Municipalidad de Lima, la Municipalidad de La Victoria y la Policía Nacional del Perú lo ha logrado. Luego de varios meses de planificación finalmente llegó el día D y la hora H el lunes 17 a las cero horas, el día fue perfecto. El sábado jugó Perú y el domingo fue el Día del Padre, estaban cansados, habían celebrado dos días seguidos.

La Policía consolidó el espacio y finalmente sonó el teléfono, era la llamada del comando con la autorización para entrar a la zona porque ya era segura. Esas llamadas son las que espero más ansiosa, son la luz verde para entrar a liberar los espacios públicos para la ciudad.

Amanecimos en la zona trabajando con la cara fría y mojada por el rocío de la mañana. Para Fiscalización de la Municipalidad de La Victoria, recién comenzaba la acción, que se inicia el día después de la intervención.
Como es lógico, esas personas se iban a desplazar a las zonas aledañas, cuando despertaron de la resaca de las celebraciones ya no podían ingresar, limpiamos y limpiamos.

Ahora sí, a empadronar a los comerciantes informales, la Gerencia de Desarrollo Económico de La Victoria por instrucción de su alcalde, George Forsyth, registró toda clase de giros, venta de tubérculos, verduras, choclos, hierbas medicinales y cebo de culebra, huairuros, lencería, caldo verde, cebiche, fruta, té, hierbas para el susto, tocosh, ollas de barro para cocinar y tanto más que no entrarían en esta pequeña columna. Casi todos quieren formalizarse, eso es un gran avance producto del efecto Gamarra. Saben que no se retrocede, que vamos en serio, que el orden y el respeto a la autoridad es una obligación ciudadana.

Esto recién comienza, será un largo proceso que tiene cuatro fases fundamentales: planificación, intervención, consolidación y expansión. Gamarra se planificó, se intervino, se consolidó y ahora se expandió hasta la avenida Aviación. Esto no para, solo tenemos un destino: La Victoria.