Opinión

La gran pérdida de Fritz

La gran pérdida de Fritz

Sin lugar a dudas, la pérdida más sensible para la derecha peruana fue la prematura desaparición de Fritz Du Bois, llamado a ser el Pedro Beltrán de nuestros días. Aparte de brillante, laborioso y agudo, Fritz tenía claritas las cosas. Conocía perfectamente el poder de la caviarada y no temía enfrentarla, como muchos sí. Era implacable con nuestra izquierda infantil.

Ponía en vereda a apristas y fujimoristas sin caer en el absurdo ‘anti’. No se comía esos cuentos que inventan las ONG caviares y sus aliados en el aparato de justicia para demoler a sus enemigos e imponer su agenda. No se hubiera alineado con el libreto de los fiscales sin tener la necesaria distancia crítica ni le habría seducido el vizcarrismo, ni menos marcado rumbo de acuerdo al humor de la calle. Merced a su experiencia en el MEF, hubiera seguido marcando la agenda económica y atajando barbaridades. Con él vivo, muchas tonteras, frivolidades y errores de PPK y su equipo (Zavala, Thorne, etc.) hubieran sido advertidos y cortados desde su inicio. También habría combatido a la pataleta naranja sin caer en la obsesiva satanización diaria que radicalizó aún más a estos. Estoy muy seguro de que la derecha peruana y el país no hubieran tenido este colapso total y esta desmoralizante desorientación de estar Fritz vivo. No dejo de lamentar eso continuamente, pues en este país los mejores como él se mueren jóvenes y muchas aparentes promesas te decepcionan tanto.

-Por más que a los audios claudicantes de Vizcarra en Arequipa no se le han dado la misma cobertura machacona mediática que a otros audios, el golpe ha sido nuclear. Eso se ha reflejado en este último desbande congresal oficialista, el abandono de muchos de sus incondicionales soportes periodísticos y un gabinete herido de muerte. Vizcarra está ya en tiempo suplementario...