Opinión

Los secretos de Vladimiro

Los secretos de Vladimiro

Este Búho se entera de que el periodista de investigación Luis Jochamowitz presentará la nueva edición de su libro ‘Vladimiro, vida y tiempo de un corruptor’ en la Feria Internacional del Libro de Lima. La primera edición salió en el 2001, cuando el fujimontesinismo acababa de caer. Hoy, con la ventaja que otorga el largo tiempo transcurrido, amplía su investigación y disecciona las historias de traiciones, de espías, secretos y mentiras en relación al ‘Doc’.

El tiempo que ‘Vladi’ estuvo en el poder tiene pasajes increíbles y hasta delirantes, como su fuga a las Islas Galápagos, en Ecuador, en el tristemente célebre velero ‘Karisma’, que fuera de propiedad de José Lizier, quien se encargó de ayudarlo a escapar. Las increíbles circunstancias de aquella huida merecen ser conocidas, especialmente por los jóvenes, para que sepan quién fue el principal asesor de Alberto Fujimori.

Paradójicamente, fue el fallecido operador de los diarios ‘chicha’, Augusto Bresani, quien resentido escribió un libro donde hizo sorprendentes revelaciones: ‘Ocaso y persecución’. Bresani habló con gente que participó directamente de la segunda fuga del ‘Doc’, sobre todo con José Lizier, el dueño del ‘Karisma’. Como se sabe, en su primera fuga, Fujimori le entrega a Montesinos ¡¡15 millones de dólares!! como pago de CTS y le consigue asilo en Panamá. Este viaja en avión con su ‘Gatita’ Jackeline y un reducido grupo de seguridad. Sin embargo, en Panamá, la oposición, enterada de la presencia del siniestro y corrupto personaje, organiza protestas y ‘La Prensa’, en primera plana, tituló ¡¡Llegó la rata y Panamá es la cloaca!! Su presencia desestabilizó al gobierno panameño y fue invitado a retirarse. El ‘Doc’ regresó a Lima y viajó a Pisco, y sus compinches le organizaron otra fuga, mientras Fujimori ejecutaba una histriónica persecución del prófugo por ¡Chaclacayo!

El ‘Doc’ decidió huir por barco. Sus incondicionales trasladan a Montesinos a La Punta y conminan a José Lizier para que los lleve a ¡Argentina! Augusto Bresani cuenta que Lizier les dijo: ‘Ustedes están locos, en este barco nunca llegaríamos. Nos moriríamos por las temperaturas bajo cero’. ‘Sabemos a qué hora tus hijos van al colegio’, lo amenazaron. Y, por último, le hicieron una tenebrosa advertencia: ‘Pepe, Túllume fue el que le dio el tiro de gracia al ‘Árabe’ en la Embajada de Japón’. Y, luego, uno de ellos gritó ‘¡¡Ya carajo, nos vamos para Galápagos y ni intente dejarnos en el camino, porque usted va con nosotros hasta el final!!’.

Lizier se sorprendió cuando entró un hombre con una peluca y gorro: “Era Montesinos y estaba acompañado de una mujer, Alicia Carranza, su ‘masajista’, pues su ‘Gatita’ lo había abandonado”. Según Lizier, la travesía fue alucinante. Fueron cuatro días en los que pudo ver al verdadero Montesinos. El hombre de carne y hueso, que andaba en su camarote encerrado, vomitando. Planeando cómo quitarse la vida.

El ‘capitán’ del barco rememora un hecho dramático: “Era de noche y Montesinos se acercó a la borda. Intenta lanzarse, pero Lizier lo agarra de la correa. ‘¡Doctor, tranquilícese!’. ‘¡Déjame, déjame. El Chino me quiere matar!’ Se pone a llorar. ‘¡El Chino nos ha traicionado!’. Después hablaba solo de Jackeline. ‘Jackie es una de esas mujeres insaciables’, rememoraba mirando el mar abierto. Luego, de su teléfono satelital, la llamaba, gritaba, imploraba”.

Bresani escribe lo que le contó Lizier: “En el camarote de Montesinos se escuchaba como un murmullo. ‘Gatita, esto va a pasar, todo volverá a ser igual... no me hagas esto’. Al principio era un suave coloquio... luego, más áspero y agresivo: ‘No seas estúpida, esto es obra de mis enemigos políticos’, pero ella le tiraba el teléfono (...). También se refirió a Keiko: ‘La buena de Keiko era tremenda, desde que era mocosa dio problemas. Cuando estudiaba en Estados Unidos tuvo que intervenir hasta el embajador, pues la iban a botar de la universidad cuando descubrieron que, en su departamento, había un grupo que consumía licor...’”.

Así lo cuenta Bresani en su libro, página 270. El nuevo libro de Jochamowitz promete revelar todos los secretos del hombre que un día fue el más poderoso del país, pero que, en el camarote del velero ‘Karisma’, se convirtió en lo que verdaderamente era, un guiñapo humano. Apago el televisor.