Opinión

Mano dura a delincuentes

Mano dura a delincuentes

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante para llevarse su almuerzo: bistec a lo pobre con su arrocito bien graneadito y para tomar una manzanilla tibiecita. Después se comunicó conmigo por teléfono y empezamos a hablar largo y tendido.

“María, con los tigres de Policiales nos fuimos hasta una pequeña barbería en Carabayllo. El local había sido asaltado por un miserable que llegó con arma de fuego en mano y, apuntando a todos, robó dinero y, no contento con ello, se llevó las máquinas con las que trabajaban los barberos. Parece que es un ratero de la zona, pues una víctima lo reconoció y dio su Facebook para que la Policía lo capture. Tú me dirás: ‘Eso ocurre todos los días’. Yo te respondo que tienes razón, pero a lo que voy es que los pequeños negocios se han vuelto el blanco preferido de la delincuencia. No es justo que emprendedores que juntan su billetito para poner su negocio y salir adelante de manera honesta, lo pierdan todo por malditos que después botan lo robado en alcohol, drogas y otros vicios. Cuándo será el día en que las autoridades se preocupen por los peruanos de a pie que cada día arriesgan la vida para salir a trabajar.

No se puede negar que la policía trabaja y que está dando golpes importantes a las bandas de hampones, pero no es suficiente ante el desborde de la delincuencia. Está claro que faltan agentes en las calles y por eso el gobierno debe tomar medidas radicales y urgentes, como emplear a las Fuerzas Armadas en la lucha contra asaltantes y sicarios. Esta propuesta es rechazada por algunos, pero no entienden que el Perú no solo atraviesa una emergencia sanitaria por el coronavirus, sino también otra igual de letal como la inseguridad ciudadana. Ya no es tiempo de indecisiones, sino de actuar con energía. En este mismo momento hay peruanos que están siendo asaltados con violencia y asesinados hasta por un celular.

Pero mientras las autoridades lo siguen pensando, los peruanos tenemos que protegernos. Algunos consejos:

  • Jamás te enfrentes a los delincuentes si eres asaltado. Casi siempre están armados y bajo los efectos de las drogas. No dudarán en dispararte.
  • Trata de mantener la calma. No los mires a los ojos, pues lo tomarían como que los estás retando. Entrega tus pertenencias, recuerda que lo material se recupera, pero la vida no.
  • Siempre pon la denuncia en la comisaría del sector, ya que así la policía podrá enterarse de las zonas que son más peligrosas para poder actuar”. Pucha, mi amigo Gary siempre habla con la verdad.

Me voy, cuídense.