Opinión

Pico Tv | 'El pescadito'

Pico Tv | 'El pescadito'

A este Búho realmente le sorprendió la manera tan despectiva con la que Pedro Cateriano se refirió a la bancada del Frepap, después que se le negara la confianza en el Congreso. Parecía no recordar el rotundo éxito que alcanzó en las últimas elecciones congresales el Frente Popular Agrícola del Perú, al que todos recuerdan por su símbolo del ‘pescadito’. Esa votación fue el fruto de un trabajo de hormiga. Casi sin presupuesto y armando caravanas en la periferia de la ciudad y en provincias lograron superar a partidos como Fuerza Popular y el Apra.

¿Pero quiénes son los de ese partido?, me preguntan mis amigos de la Unidad Vecinal Mirones, San Miguel, Miraflores y Surco, mis barrios a lo largo de mi vida. ¿Cuáles son sus principios? Para entenderlos, es necesario analizar a su madre: la Asociación Evangélica de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal o simplemente la Iglesia Israelita. Su misión u objetivo es hacer conocer a nivel mundial la ‘Ley Real’, que no es otra que los diez mandamientos católicos. Fue fundada en los años 60 por el recordado Ezequiel Ataucusi Gamonal, quien predicaba y encantaba a sus adeptos diciendo que había tenido manifestaciones divinas desde niño. Nunca olvidaré que, en esa siniestra campaña electoral presidencial de 1990, en la que al final Alberto Fujimori venció a Mario Vargas Llosa, ya despuntaba un candidato ‘sui generis’, Ezequiel Ataucusi Gamonal.

Recuerdo que, con la gran fotógrafa María Eugenia Tamayo, llegamos al mitin de cierre de campaña. Allí, las multitudes le gritaban ¡¡Iziquiel, Iziquiel!!, provincianos, quechuahablantes. Esa noche nos dio una entrevista exclusiva: ‘Señor periodista, cuando era jovencito casi me ahogo en el río. ¿Y saben qué? Estuve a punto de morir, me salvó un pez gigante’. En una segunda entrevista, en su ‘feudo de Cieneguilla’, me recibió con una parrillada de cordero. Tomaba vino como si fuera gaseosa y se lo servían unas chiquillas en minifaldas blancas transparentes. Allí me contó: ‘Fui arrebatado al tercer cielo y es ahí en donde recibí la orden de Dios de redactar la ‘Ley Real’ y predicarla en cada rincón del mundo. Y así empecé por el Perú‘. Según estudios, la colonización de los israelitas al interior de los departamentos amazónicos comenzó en la misma década en que se fundó su iglesia.

Se sabe de comunidades israelitas donde es casi imposible llegar. Pero ¿por qué en lugares inaccesibles, muy lejos de las zonas urbanas? Ellos mismos aseguran que son esos espacios apartados, lejos de lo mundano, los lugares adonde llegará Cristo. Además, la tierra fértil de la selva es ideal para autosostenerse. Es así que, dejándolo todo, se asentaron en departamentos como Loreto, Madre de Dios, Ucayali y otros. Incluso, en países como Bolivia, Ecuador, Brasil, Colombia y Venezuela. Cuando ‘el profeta’ Ezequiel Ataucusi murió en el año 2000, sus seguidores esperaron que resucitara al tercer día, como él mismo había pronosticado.

Sorprendidos por el incumplimiento ‘divino’, aplazaron el funeral una semana más. Sin embargo, el fundador de la Iglesia Israelita no regresó del descanso eterno. Para consolarse, sus fieles discípulos precisaron que sus palabras ‘resucitaré al tercer día’ fueron malinterpretadas, que en realidad Ezequiel Ataucusi cuando decía ‘resucitar’ no se refería a la carne, sino al espíritu. Hoy, su hijo Jonás está a la cabeza de la hermandad y del partido, pero su hermano Juan Noé le ha salido al frente para decir que lo logró con papeles falsos y que la ‘ambición’ lo ha ganado. Es imposible no haberse cruzado con un ‘hermano’.

Sus barbas, cabellos largos y sus túnicas blancas los hacen inconfundibles, pero ¿qué buscaban en el Congreso? Ellos mismos responden: ‘Ejecutar la Ley Real’. Por sus creencias, los israelitas son personajes conservadores, que defienden lo que ellos consideran ‘la moral’ y ‘las buenas costumbres’. Están en contra de la homosexualidad y el matrimonio del mismo sexo. ‘Dios creo hombre y mujer’. Punto. Y a las vedettes en tangas las califican de ‘carne de pecado’. Ellos, como los ‘amish’, en Estados Unidos, creen que todo tiempo pasado fue mejor. Rechazan el capitalismo, la gran inversión minera la consideran un ‘engendro de Satanás’. Por eso, cuando llegaron al Congreso, se han propuesto ‘fiscalizar’ desde su alucinante perspectiva y no buscar una cuota de poder.Ahora ya trabajan como ‘hormigas’ para las elecciones de abril del próximo año. Apago el televisor.