Opinión

'Piqueítos' de El Búho

'Piqueítos' de El Búho

Este Búho vislumbra el panorama político como si fuera una gran feria regional del Campo de Marte. Keiko devoró su cabrito chúcaro moqueguano al palo. El ministro ‘Pantaleón’ atacó un buen plato de gallina colorada a la naranja Bartra y el ‘Cholo’ Toledo pidió de delivery un cuy chactado, que increíblemente tenía ¡una colaza de rata! Por eso, les presento estos ‘piqueítos’ que tanto reclaman ustedes, mis lectores.

SEÑOR ENCUESTA: A la pegajosa canción de Daniela Darcourt hay que cambiarle solo una palabra: en vez de ‘Señor Mentira’, que sea ‘Señor Encuesta’. Si me preguntaran cuál es el partido del presidente Vizcarra, diría que es el ‘partido encuesta’. Hasta el sábado, estaba herido de muerte por su desastrosa actuación en el conflicto de Tía María. Eso hizo ilusionar a los ‘otorongos’ más recalcitrantes del Legislativo, que hasta hablaron de vacancia. La última encuesta de Ipsos Perú, publicada ayer en El Comercio, propina un golpe en la cara a quienes creían que será fácil eliminar al moqueguano. El imaginario popular sostiene, como me lo decía mi casera que vende pollo en el mercado de Mendiburu, Miraflores, que ‘al menos el presidente fue a la zona a intentar resolver el conflicto. ¡Y dónde estaban los congresistas de Keiko de Arequipa o los del Apra... y los de Verónika Mendoza!’. Pucha, qué bravo. Ahora veo que esa opinión representa a la mayoría del país. Por eso, las cifras son contundentes: En promedio, el 70% de la población no quiere que Martín renuncie y menos aún que lo hagan vacar. Y una cifra reveladora que dará pesadillas a los congresistas que quieren echarse pegamento en sus escaños, para quedarse sentados hasta el 2021: ¡El 72 % de la población pide que haya adelanto de elecciones el próximo año, para que los actuales parlamentarios se vayan! Vizcarra prescinde del apoyo partidario y se asemeja al Fujimori de 1992. Qué tales paradojas de la política.

COMANDO SUICIDA: Así denominan los analistas cazurros al juego en el que se han embarcado los sectores más recalcitrantes del fujimorismo, como la Bartra, Becerril, Galarreta o el aprista Mulder, de desaparecer al mandatario y tirar al tacho todas sus propuestas. En el caso de los ‘alfiles’ de Keiko, no hablan de vacar a Vizcarra porque son más astutos, ellos dicen ‘renunciar’, a diferencia del aprista, que se tira con todo a la piscina. De los naranjas puedo comprender que se conviertan en un ‘Suicide Squad’ como el de la película, pues ellos siguen la directiva de una Keiko que está encerrada y no puede percibir el sentir de la calle; además, la consume su odio a un mandatario que hizo de la lucha anticorrupción su bandera y por eso, ella está presa. Pero el aprista está en su sano juicio, camina por la ciudad y, sin embargo, empuja el carro hacia el descalabro, porque en el fondo está de espaldas al pueblo o peor, no le interesa su opinión.

VILLANUEVA CON ROCHE: El pez por la boca muere. El exgobernador de San Martín, César Villanueva, promotor de la vacancia del presidente PPK ‘por corrupción’, fue sindicado por Jorge Barata como uno de los receptores de 60 mil dólares entregados de la caja de la corrupción de Odebrecht por una carretera todavía ‘trucha’. El conocido como ‘Brujo’, por sus jugadas políticas, hizo todo un show y se allanó a la inmunidad, a sabiendas que constitucionalmente seguirá blindado. Pero ahora se le vino la noche. Juró que nunca tuvo relación alguna con el proyecto, pero una investigación periodística demuestra que Villanueva nombró al gerente Marco Díaz para que este entregue la obra en cuestión a Odebrecht. ¡Ahora, pues!

BANDA DE LOS ROLEX: Esto ya no es una cuestión de xenofobia. Cuando el ministro del Interior, Carlos Morán, procedió a deportar a bandas de criminales venezolanos, sectores timoratos en el Gobierno se oponían a tan profiláctica medida. El tiempo le dio la razón al ministro más operativo del gabinete. Hoy, cuando está comprobado por la Interpol y la Policía peruana que organizaciones criminales están llegando de Venezuela, como ‘La Banda de los Rolex’, se exigen medidas drásticas. En un video se ve cómo un asaltante ‘veneco’ dispara sin piedad a un turista austriaco, ¡por robarle un reloj! Hasta en el pabellón once de Lurigancho, los ‘taitas’ saltaron hasta el techo ante tamaña crueldad a un inofensivo visitante. Terrible.

Apago el televisor.