Opinión

Si toma, no maneje

Si toma, no maneje

Mi amigo Gary llegó por su seco de cordero con frejoles y jarrita de chicha morada. “María, recuerdo que un periodista radial siempre decía ‘más vale perder un minuto en la vida, que la vida en un minuto’. Constantemente viene a mi mente este refrán cuando ocurre un accidente de tránsito.

El último fue el protagonizado por el conductor televisivo Juan Carlos Orderique, quien se hiciera famoso por la frase ‘no va a salir’ y, la noche del último viernes, fue detenido por la policía por manejar ebrio y chocar contra la parte trasera de otro vehículo.

Por esa imprudencia fue detenido por las autoridades y le anularían su brevete de por vida. Toda persona que maneja un vehículo debe saber que tomar licor y conducir no es una buena combinación, pero muchos lo hacen.

Otro caso, más grave, fue el de la economista Melisa González, a quien le dieron cuatro meses de prisión preventiva por atropellar con su camioneta a tres jóvenes, dos de los cuales fallecieron.

La paciencia y la calma, aunque el tiempo apremie, pueden evitar tragedias no solo en el transporte. Según las estadísticas, el exceso de velocidad y conducir en estado de ebriedad están entre las principales causas de accidentes de tránsito. Aquí te dejo unos tips para tus lectores.

Buena postura al volante: Es importante para poder maniobrar con seguridad y rapidez ante imprevistos.

Respetar las reglas de tránsito: Cumplir las normas es la base de una conducción segura. Lo primero que se debe hacer es ponerse el cinturón de seguridad. En caso de choque, esta medida de prevención reduce el riesgo de muerte hasta en un 80 %.

Mucha concentración y observación: Cuando se maneja, se es responsables de una máquina que, mal utilizada, puede hacer mucho daño.

No usar el celular para nada: Es preferible ni verlo. Responder o hacer una llamada, chatear o ver las redes sociales han hecho que muchos conductores pierdan el control y sufran accidentes fatales.

Nada de alcohol: Si se ha tomado licor, es necesario que una persona sobria y de confianza tome el volante. De lo contrario, abordar un taxi. Muchos dicen ‘a mí nunca me va a pasar’, pero de esos, varios terminaron en el hospital o el cementerio.

Con descanso y sin tensiones: No hay nada peor que las prisas, el sueño o los nervios para reducir la concentración y aumentar el riesgo de accidentes.

Mantenimiento del vehículo: Es importante que el coche esté en buen estado para garantizar la máxima seguridad. Los neumáticos, los frenos, el motor y otras piezas necesitan mantenimiento”. Tiene razón, mi amigo Gary. Me voy, cuídense.