Opinión

¡Sin picarse!

¡Sin picarse!

El judoca Gorriti nunca me decepcionará en el Dojo y por eso ya salió malhumorado a vapulear al coleguita César Romero de La República, quien tuiteó varios mensajes (que después borró, el muy valiente…) en los que daba a entender que se filtraba –política y selectivamente– información de la Fiscalía a una ONG (era obvio que se refería al IDL-R). Al pobre “Romerito” le llamó directamente “Cacatustra” (¡muy buena!) y “periodista mediocre” (LR jamás le defendió) e indirectamente “cretino” (sospecho que lo segundo nos caía también al resto de mentados allí…), además de también maletear a Rospigliosi con su apodo universitario (“gusano”, por lo flaco).

Tomo todo lo anterior con buen humor y este “derechista bruto y achorado” aprovecha su viada para preguntarle al buen Gustavo: ¿cómo así consiguió esos viejos contratos o propuestas de Romero Caro, Hidalgo y Rospigliosi con Odebrecht, los que publicó hace no mucho en IDL-R como respuesta ad hominem (o ataque al mensajero, no al asunto) a las válidas críticas de este trío al convenio del MP con Odebrecht? Evidentemente, ninguno de estos tres “hipócritas y bribones” (sic) o la Fiscalía brasileña se los dio. ¿Fue entonces la gente de Odebrecht los únicos que podrían tenerlos en sus archivos? ¡Eso sí que sería feo! Solo pregunto y espero que nos lo revele.

Ciertamente, Gustavo podrá decirnos, válidamente, que él nunca revela sus fuentes… ¡Lo que nos hará pensar que fueron los de Odebrecht (¿su abogado Kauffman?)! Y sorry, Gustavo, pero nadie –salvo varios coleguitas (entre sobones o temerosos) y gente desinformada– te cree eso de que, cual Cubillas, no estás jugando desde hace un rato en pared con tus Sotiles en la Fiscalía (aunque tu primo mundialista-78 Raúl era mejor futbolista, pues tú eres campeón de judo). ¡Sin picarse!