Opinión

Uruguay nos ganó 1-0 y la sacamos barata los primeros 20 minutos. Nos desbordaron por todos lados y sin Suárez ni Cavani

Uruguay nos ganó 1-0 y la sacamos barata los primeros 20 minutos. Nos desbordaron por todos lados y sin Suárez ni Cavani

Del saque somos carnecita. .. Uruguay nos ganó 1-0 y la sacamos barata los primeros 20 minutos. Entramos dormidos, adormecidos y fríos. Nos desbordaron por todos lados y sin Suárez ni Cavani. No dimos tres pases seguidos y solo veíamos pasar la pelota. Fue difícil tenerla y encima estábamos mal parados. Luego Brian Rodríguez adelantó y reaccionamos sin hacer daño. Compartimos la posesión y corrimos. Preocupa que no hayamos generado una sola jugada de peligro en todo el partido. Con toquecitos sin profundidad y bombazos al área sin destino es complicado que la metamos. No hay un diferente, ni siquiera alguien que tenga rapidez mental para romper líneas. Eso es tarea de Gareca para el martes en el Nacional. Sí, señores...

Ya me contaron que el ‘Pitbull’ se pulió con su amada. Cumplió un año de relación y la llevó a comer comida china en un restaurante del Centro Empresarial de San Isidro. Separó un lugar especial, desde donde se mira toda la ciudad. Él está feliz, pero en ‘Barranco bar’, las muchachas siguen preguntando por él. Es que es cacharrero y en su zona super vip se toma la botella más cara. Y no va a ser...

Me avisan que el ‘Rusito’, que mira los partidos desde el banco en Ate, anda curándose la dentadura, Se atiende con un odontólogo de la avenida El Polo. No paga ni un sol y todo porque el médico es hincha del papá, porque a él casi no lo ha visto atajar. Eso sí, cuentan que el chibolo le ha regalado una camiseta limpiecita, porque hasta ahora no la ha sudado. Ayayayay...

Aviso de servicio público: a quien haya visto a ‘Pachito’, excrema y de la franja, larguen su paradero. Estuvo organizando un campeonato de fulbito en el Cono Norte, se inscribieron como 14 equipos, se vendieron hartas cajas de cerveza y nadie se quejó del evento. Lo malo es que desde allí le han perdido el rastro. Unos creen que sigue brindando, otros que se quedó a dormir en un ‘telo’ del barrio y los venenosos aseguran que lo vieron pidiendo prestado para el pasaje, porque todo lo ganado lo invirtió en ‘chelas’. Quéééé... Me voy, soy fuga.