Política

Aprobación del informe Chávarry está en manos de Fuerza Popular

Aprobación del informe Chávarry está en manos de Fuerza Popular

Mañana es un día importante en el avance de la lucha contra la corrupción, pues se debate en la Comisión Permanente el informe sobre el caso Pedro Chávarry, que recomienda destituir e inhabilitar por diez años al fiscal supremo, así como denunciarlo por los delitos de organización criminal (por sus presuntos vínculos con Los Cuellos Blancos del Puerto), encubrimiento real y encubrimiento personal.

La aprobación de este documento para que pase a la siguiente instancia (Pleno) está en manos de Fuerza Popular (FP). Y es que, pese a que en enero de 2018 se aprobó en Consejo Directivo la reconformación de las comisiones, aún no se aprueba en el Pleno.

El fujimorismo todavía tiene mayoría en la Permanente, con 18 congresistas de los 29 que integran esa instancia; esto quiere decir que con solo sus votos podrían aprobar o rechazar el documento elaborado por Juan Sheput (CP).
Pero hay un antecedente relacionado a Chávarry que preocupa a la oposición de Fuerza Popular. En octubre de 2018 se archivó la denuncia del Frente Amplio contra el exfiscal de la Nación por su presunta relación con el destituido juez César Hinostroza.

El informe final también recomendaba la destitución e inhabilitación del polémico fiscal; sin embargo, fue archivado en la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales y luego en la Permanente. En esta última instancia fue gracias a los votos de Fuerza Popular y el Apra. (Ver infografía)
A este antecedente se suma otra preocupación y es la que menciona el congresista Horacio Zeballos (NP): “Que Fuerza Popular no le dé quórum a la sesión del martes”.

Pedro Chávarry

Pedro Chávarry y los votos precedentes. (Perú21)

Para que la comisión pueda sesionar mañana, el artículo 52 del Reglamento del Congreso señala que se necesita “la mitad más uno del número hábil de congresistas”. Las bancadas ajenas al fujimorismo solo suman 11 parlamentarios, por ello se necesitará de algunos legisladores de FP para que se lleve a cabo la reunión.

Hasta ahora se sabe que Úrsula Letona, Karina Beteta, Milagros Salazar, Milagros Takayama, Miguel Torres y César Segura sí asistirán.
No obstante, Beteta ya adelantó a este diario que si no hay argumentos nuevos sobre el caso, ella mantendrá su mismo voto; es decir, en contra del informe.

Además de la referida parlamentaria, el último lunes, las fujimoristas Milagros Salazar y Milagros Takayama rechazaron el documento elaborado por Sheput en la Subcomisión de Acusaciones.

A diferencia de ellas, Nelly Cuadros (FP) votó en casi todos los casos en abstención, pero en la Permanente ella no es titular, es accesitaria.
Para Víctor García Belaunde (AP) y Richard Acuña (APP), se tiene que ratificar la decisión que ya tomó el subgrupo.

“Normalmente los informes que ve la subcomisión son ratificados en la Permanente, así que espero que en esta oportunidad sea igual”, manifestó el legislador de Acción Popular.

Por su parte, Acuña consideró “ilógico” que las bancadas voten en contra del documento, pues señaló que luego de revisarlo “está bastante claro que hay falta de Chávarry”.

“Creo que Fuerza Popular no va a poder blindar al fiscal, sería ilógico que lo haga. Yo tengo la seguridad de que se tomará la decisión que beneficie al país”, resaltó Acuña.

EL FACTOR SEGURA
El presidente de la Subcomisión, el fujimorista César Segura, sí asistirá el martes, aunque aún no define cuál será el sentido de su voto.

El último jueves, el parlamentario, representante de la región Ica, estuvo en el ojo de la tormenta cuando se reveló que aún no había enviado el informe a la Comisión Permanente. Posteriormente, declaró que faltaban las firmas de sus tres colegas de bancada. Este tema generó cierta fricción entre los legisladores, pero no pasó a mayores.

Lo que sí comentaron fuentes de Perú21 es que Segura ha manifestado a los miembros de su bancada su incomodidad porque sus propios compañeros no asisten o llegan tarde a las sesiones del subgrupo y que para él eso es una falta de compromiso. No obstante, Segura tendría claro que cada parlamentario es responsable de sus actos y de las decisiones que toma.