Política

Instituto Nacional de Salud distribuyó sin control pruebas moleculares a clínicas

Instituto Nacional de Salud distribuyó sin control pruebas moleculares a clínicas

Seis clínicas y un laboratorio privado recibieron del Instituto Nacional de Salud (INS) 935 pruebas moleculares para el descarte del nuevo coronavirus mediante un proceso desprovisto de transparencia y verificación sobre el destino final de los mismas, de acuerdo con un reporte de la Oficina de Control Institucional (OCI) del Ministerio de Salud, dependiente de la Contraloría General de la República.

El informe señala que el INS suministró de una manera poco transparente 120 pruebas moleculares a la Clínica Angloamericana, 50 a la Clínica Providencia, 200 a la Clínica San Borja, 70 a la Clínica San Gabriel, 35 a la Clínica San Judas Tadeo, 360 a la Clínica San Pablo y 100 al laboratorio Unilab.

PUEDES VER Comisión de Fiscalización acuerda citar a Jorge Muñoz por la muerte de un menor en un pozo

Por intermedio de la Superintendencia Nacional de Salud (Susalud), la Contraloría solicitó a las clínicas privadas la confirmación de la recepción de las pruebas moleculares que les despachó el INS. Las clínicas San Pablo, San Gabriel y Providencia, nunca respondieron a Susalud, a pesar que juntas recibieron 480 pruebas moleculares. Esto es, el 51.3% del total. Más de la mitad.

De esta manera la Contraloría concluyó que el INS entregó “de manera no regulada” pruebas moleculares compradas por el Estado “a clínicas y un laboratorio privado, afectando la transparencia del proceso de distribución de dichos bienes, generando el riesgo de utilización para fines distintos para los que fueron adquiridos”.

El informe fue enviado a la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, para que aplique las medidas correctivas necesarias que contribuyan a ejercer un mayor control, seguimiento y verificación de las pruebas moleculares para el descarte de la COVID-19.

Contraloría
PUEDES VER Ministra Pilar Mazzetti: El presupuesto de Salud para el 2021 pasará del 11% al 13%

La Contraloría también detectó la carencia de control y transparencia en el proceso de distribución que hizo el INS de los insumos para la toma de muestras biológicas y la realización de pruebas moleculares de la COVID-19, a las Direcciones de Redes Integradas de Salud de Lima.

El INS se encargó de repartir las pruebas moleculares a las Direcciones de Redes Integradas de Salud (DIRIS Lima Norte, Lima Centro, Lima Este y Lima Sur), ubicadas en los distritos de Chorrillos, Independencia, Cercado de Lima, El Agustino y Barranco), así como la Diresa del Callao.

Un primer hallazgo está relacionado con que el INS y las Diris de Lima y Callao no cuentan con normas o directivas que faciliten el seguimiento y verificación de la distribución de los insumos para las pruebas moleculares, incluyendo a las clínicas y laboratorios privados.

A lo descrito se añade que la Contraloría detectó la carencia de sustento de la entrega que hizo el INS de 165.610 pruebas moleculares al Laboratorio de Virus Respiratorio del Centro Nacional de Salud Pública, entre el 9 de marzo y el 10 de julio.

Por si fuera poco, durante la inspección en el almacén central del INS también se encontraron 197.950 unidades de pruebas moleculares que estaban disponibles para su distribución desde el 9 de junio, y al 10 de julio aún no se distribuían, pese a la emergencia sanitaria que se vive.

“Esta situación genera el riesgo de utilización de (las pruebas moleculares) de manera no regulada y para fines distintos a los que fueron requeridos, lo cual podría afectar la transparencia del proceso y distribución de dichos bienes”, señala el informe de la Contraloría.

PUEDES VER Vizcarra: “Este gobierno es autocrítico de forma permanente, no solo en un mensaje a la nación”

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.