Política

Línea Amarilla: según fiscalía la obra generó un perjuicio de U$S 1.576 millones

Línea Amarilla: según fiscalía la obra generó un perjuicio de U$S 1.576 millones

Un perjuicio de U$S 1.576 millones para la ciudad de Lima y a favor de la compañía brasileña OAS por el proyecto Línea Amarilla habría sido detectado a través de una investigación fiscal.  

Dicha obra abarcaría las gestiones de Susana Villarán y Luis Castañeda Lossio cuando estuvieron al frente de la Municipalidad de Lima.

Según 'Punto Final', entre los investigados figuran Roberto Paolo Loayza Ticlla, Lucy Murillo Manrique y Julio Rioja Vallejos, quienes son acusados del presunto delito de aprovechamiento indebido del cargo en agravio del Estado peruano.

Los tres integraron la comisión auditora de la Oficina de Control Interno de la Municipalidad de Lima, a la cual Susana Villarán solicitó examinar el proyecto Línea Amarilla cuando era alcaldesa de Lima en marzo de 2011.

El informe que Rioja, Loayza y Murillo entregaron a la comuna metropolitana en marzo del 2012, un año después de ser solicitado, habría generado mayores daños en una concesión aparentemente mal hecha.

Según el informe fiscal, el equipo de Rioja habría calculado el monto del desequilibrio en 427 millones 117 mil dólares, un monto significativamente menor a los 1.576 millones que serían el perjuicio real proyectado por la concesión.

Para la fiscalía, la diferencia en los montos, que alcanza los 1.150 millones de dólares, habría generado un incumplimiento en la protección de una entidad como la Municipalidad de Lima, y habría sido en buena cuenta ocultado adrede.

Del mismo modo, el informe fiscal deja entrever que los tres exauditores serían beneficiados por la gestión de Villarán. Lucy Murillo sería nombrada directora de la Oficina de Control Financiero y Presupuestal de la municipalidad. Roberto Loayza fue designado director de la Corporación de la OCI; Rioja, en cambio, dejó el puesto el 2012 y fue asignado a otra entidad.

Este último ha decidido defenderse de esta acusación fiscal a la que considera un error que podría manchar su honra. Él presentó un documento que, según explica, estima que los ingresos no considerados y proyectados al 2039 en la propuesta de OAS, y aceptada por la gestión de Luis Castañeda Lossio, ascendían a 1.576 millones de dólares.

"Lo que nosotros decimos en el informe es: durante la vida útil del proyecto, en 30 años, voy a perder 1500, pero sin embargo, esos 1500 el 2012 representan 427 millones de dólares", indicó. El informe del equipo de Rioja recomendó renegociar el contrato para evitar que el perjuicio se hiciera realidad.

No obstante, ello no solo no sucedió, sino que Susana Villarán aprobó en febrero de 2013 una adenda que permitió la ampliación de la concesión de los peajes de 30 a 40 años, peajes que representan el 65% del total de la ciudad capital.

En este caso, la Procuraduría Ad Hoc logró que se incorpore como tercero responsable a la constructora brasileña OAS y a Lamsac para asegurar el pago de la reparación civil de 20 millones de dólares.

La Procuraduría, además, respalda y refuerza la tesis de que los tres auditores no analizaron adecuadamente el perjuicio contra la municipalidad por el proyecto Línea Amarilla.