Política

Mandiles rosados quebrantaron Reglamento de Uniformes del Ejército

Mandiles rosados quebrantaron Reglamento de Uniformes del Ejército

No por su color, sino por el simple hecho de ser un accesorio por completo ajeno al uniforme del Ejército Peruano (EP), los mandiles rosados que lucieron oficiales y subalternos de esa institución castrense sobre su indumentaria oficial representaron una falta a sus propias normas.

Así lo advirtió el general EP (r) Daniel Mora Zevallos, quien no dudó en enfatizar que “se violentó” el Reglamento del Uniforme del Ejército, cuando algunos miembros de su personal usaron -el último miércoles- los delantales con la inscripción “Hombres por la igualdad”, una campaña del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), cuyo fin es que los varones se sensibilicen más frente a la violencia que afecta a la población femenina.

Fue, incluso, la titular del referido portafolio, Gloria Montenegro, quien entregó las prendas en cuestión a los militares y en algunos casos hasta se las colocó, según las fotos del evento en el que se anunció que el MIMP capacitaría en prevención y atención de estos casos de agresiones a miembros del Ejército.

A la letra, el artículo 2 de la mencionada norma reza: “Está prohibido: (1) Alterar el diseño, dimensiones, color y otros detalles de las prendas reglamentarias; (2) Usar prendas, accesorios, distintivos, insignias, emblemas, etc., que no están prescritos en este reglamento”.Sobre el tema, Mora agregó que el mandil pudo ser “rosado o azul”, pero que la falta se produjo al ser un elemento que no es parte de la indumentaria militar.

Consultado por Correo, el también excongresista sostuvo que el suceso no fue humillante, pero insistió en que configuró una infracción. Roberto Chiabra, excomandante general del Ejército, coincidió con esta postura, y resaltó que el referido reglamento prohíbe llevar el uniforme con alguna prenda que no forme parte de este.

“Hubo un abuso del poder político. Hay que ponerse en el lugar del general más antiguo (Manuel Gómez de la Torre, jefe del Estado Mayor); si hubiese dicho que las normas le impedían ponerse los delantales, podría haber quedado como una persona irrespetuosa con la ministra, o que no quiso colaborar con la campaña”, manifestó a este diario.

Piden prudencia

A su turno, Montenegro respondió a la ola de críticas. “A los que dicen que esto humilla al Ejército, al Ejército lo humilla el haberse bajado, arrastrado, ante Vladimiro Montesinos (exasesor del expresidente Alberto Fujimori), aquellos que permiten el robo de la gasolina y dejan escapar a los que tienen sentencia”, remarcó.

La titular de la Mujer lamentó, asimismo, que por los cuestionamientos no se hable de la campaña contra la violencia hacia la mujer, que precisó, data del 2014.Sin embargo, el congresista Mauricio Mulder demandó la salida de Montenegro por tal incidente.

“Esa ministra incapaz sigue diciendo que la manera que tiene el hombre de igualarse a la mujer es poniéndose un mandil para lavar, planchar y cocinar. Que renuncie”, tuiteó el aprista.

En la misma línea, el congresista Juan Sheput (no agrupados) exhortó al presidente Martín Vizcarra a evaluar la continuidad de Montenegro al frente del MIMP.

“Lamentablemente, no tiene el tino suficiente para su labor como ministra de Estado porque ya son continuos los desatinos”, añadió el exoficialista.

En la misma línea, el vocero de Fuerza Popular, Carlos Tubino, coincidió en que la también parlamentaria apepista debe dar un paso al costado. “Lo que ella ha promovido al final se utiliza en las redes para dar una imagen tergiversada del Ejército”, declaró.

Su compañero de bancada, Héctor Becerril, cuestionó que personal del Ejército haya incurrido en la falta. “El problema, para mí, es que de esa manera se ha vejado el uniforme de la patria con estos caprichos, huachaferías que propone la ministra”, puntualizó.