Política

Penas alternativas para detenidos en cuarentena

Penas alternativas para detenidos en cuarentena

Durante el estado de emergencia, más de 36 mil personas han sido detenidas en el país por no respetar el aislamiento social decretado por el gobierno. El presidente Martín Vizcarra anunció que todos estos casos se pondrán a disposición de la Fiscalía para que inicie los procesos penales correspondientes.

Sin embargo, las cárceles no podrían albergar a esta cantidad de personas, aunque muchas merecen una sanción severa por exponer al resto de ciudadanos al contagio del coronavirus. La semana pasada, además, Vizcarra informó que en esos establecimientos existe hacinamiento, pues se supera la capacidad de los penales del país en un 141%.

El albergue del sistema nacional penitenciario es de un total de 40,339 reos, pero actualmente existen 97,287. Con este escenario encima, cabe preguntarse lo siguiente: ¿es necesario sancionar a todos los infractores con la cárcel?

En opinión de los penalistas Romy Chang y Mario Amoretti, si los delitos cometidos no son graves, los jueces podrían imponer penas ejemplares que no comprendan la privación de la libertad.

Por ejemplo, el simple hecho de salir a la calle puede configurar el delito de resistencia a la autoridad (artículo 368 del Código Penal) y ello se puede castigar con seis meses a dos años de cárcel, pero también con la prestación de servicios comunitarios que van de 70 a 140 jornadas laborales.

Amoretti, no obstante, consideró que el trabajo comunitario puede ser “inviable” de aplicar de manera masiva porque el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) no contaría con suficiente personal para supervisar que los condenados cumplan con esa orden judicial.

“En el estado de emergencia, además, se corre el riesgo de que una persona sentenciada a prisión contagie a los internos con el coronavirus”, explicó en diálogo con Perú21. Agregó que solo podría recurrirse al servicio comunitario con delitos que no sancionen con más de cuatro años de prisión.

En tanto, Chang refirió que, ante la improbabilidad de que se condene con prisión efectiva a la mayoría de los infractores, el pago de días multa resulta ser una sanción “más disuasiva”.

“Los días multa se calculan por persona. El salario que gana al mes es dividido entre 30 días y eso se multiplica por la cantidad de días multa que se impongan. Además, no habrá sanción de cárcel. Noventa días son tres meses de sueldo, y eso sí duele más a las personas que ir a firmar cada fin de mes ante la autoridad judicial”, argumentó a este diario.

En este contexto excepcional, las audiencias se realizan a través de plataformas digitales. Los infractores esperan sentados por las sentencias.

Tenga en cuenta

La Corte del Callao sentenció a tres años y cuatro meses de cárcel a un hombre por conducir en estado de ebriedad.

En Los Olivos, el Poder Judicial condenó a 20 meses de prisión a una mujer que agredió a una oficial de la Policía.

El 12 de abril culmina la cuarentena.