Tecnología

Empresario árabe Yacob Ahmed Mubarak: "Me gusta el cebiche bien picante y la chicha morada" | ENTREVISTA

Empresario árabe Yacob Ahmed Mubarak:

Desde el Medio Oriente, exactamente desde la isla Baréin, llegó hace unas semanas al valle de Moche, en Trujillo, el millonario empresario chocolatero Yacob Yusuf Ahmed Mubarak (31). Su propósito era conocer a Víctor, el pequeño de 12 años, a quien vio en un video viral haciendo su tarea escolar en plena calle, alumbrándose con los postes de luz públicos. Trome lo buscó y conversó con él. Su socio y amigo, el mexicano Gilberto Rosas, fue el intérprete.

Yacob, ¿qué fue lo que más te gustó del Perú?
Hmmmmm, la comida.

¿Con qué plato te quedas?
Con el cebiche con bastante picante y la chicha morada.

¿Eres soltero o casado?
Ahora soy soltero. Estuve casado, pero me divorcié. Me casé a los 21 años, pero se acabó.

O sea, es cierto que estás en busca de una nueva esposa, que tal vez sea peruana.

(Risas) No lo sé, cualquier cosa puede suceder. Las peruanas son muy hermosas.

¿Cuál es la mayor diferencia entre las mujeres de tu país y las de acá?
Todo es muy diferente, allá puedes encontrar mujeres muy bellas y liberales, pero también personas desafortunadas que solo quieren lo material.

¿Se han acercado a ti por interés?
¡Oh, sí! Claro. No apreciaban mi sueño (ayudar al prójimo), creo que querían que se la diera a ellas. (Risas) Sí, me han roto el corazón.

SIEMPRE LO APOYARÁ

¿Qué sentiste cuando viste al pequeño Víctor?
Me sentí honrado. Al verlo y echarme con él en el suelo, le dije: ‘Este fue el punto de partida hasta el éxito’. Y así será porque nunca dejaré de apoyar a Víctor.

Si tú hubieras tenido las carencias de Víctor de pequeño, cómo habría sido tu vida.
No hubiera podido estudiar. En mi infancia tuve algunas dificultades también, no siempre tuve todo lo que tengo ahora, además me deprimía porque sentía que no tenía suficiente amor de mis padres, pero veo a Víctor cómo vive y me siento afortunado de lo que tuve.

Algunas personas cuestionaron tu bondad porque por aquí no hay muchas personas cómo tú. ¿Qué opinas?
No hago caso, porque solo vine a ayudar. Muchas personas tienen sueños distintos, el mío siempre fue ayudar, hace dos años estuve preparado para hacerlo y ahora lo hago realidad.

¿Cuántos países has visitado haciendo este tipo de acciones?
Más o menos ocho: Colombia, Egipto, Siria, Irak, México y otros. Pero el que más me ha conmocionado es el caso de Víctor.

En redes sociales dicen que eres un filántropo millonario. ¿Cómo hiciste tu fortuna?
Con mi trabajo. Tengo una compañía de chocolates y dulces. Importo y exporto. Ahora pienso incluir en mi lista a la chicha morada, quiero exportarla.

LA PRIMERA VEZ

¿Cómo descubriste tu sueño de ayudar al resto?
Fue en Tailandia, hace unos años, cuando solo tenía 50 dólares en el bolsillo y no podía sacar plata del banco por un inconveniente. Ese día recorrí las calles y comí en una carretilla. Fue ahí que me percaté de una mujer con una niña que pedían limosna. Le di todo el dinero que tenía. A las horas la volví a ver comprando dulces para la niña. Allí me contó que era usada para pedir dinero en las calles. Ese día le alquilé una habitación y veo por ella hasta ahora.

¿Qué pasó después?
Cuando regresé a mi país, tuve un pedido millonario de chocolates, entonces, entendí que Dios me estaba dando herramientas para ayudar y tenía que hacerlo.

¿Tienes hermanos, padre, madre? Háblanos un poco de ellos.
Tengo cuatro hermanos, dos son mujeres, y a mis padres conmigo. Ellos me apoyan en mi sueño.

Ahora estás en México, ¿dónde vives usualmente?
En Baréin, con mi familia.

¿Haces algún deporte? ¿Te gusta el fútbol? ¿Conoces a Paolo o Jefferson?
Me gusta el soccer y tenis. Claro que los conozco, pero me quedo con Jefferson.

¿Qué tipo de música escuchas?
Electrónica, y bailo bien.

¿Regresarás a Perú?
Muy pronto regresaré y con algunas sorpresas. Me gusta mucho su país.