Vida

Acupuntura estética: ¿la solución para las líneas de expresión y las arrugas?

Acupuntura estética: ¿la solución para las líneas de expresión y las arrugas?

El método de la acupuntura estética comenzó a ponerse de moda cuando figuras como Kim Kardashian, Madonna, Cher y Gwyneth Paltrow empezaron a considerarla como una excelente alternativa de tratamiento de belleza, ya que atenúa las líneas de expresión y mejora la apariencia de las arrugas. Además, es un procedimiento indoloro y no presenta efectos secundarios que otros métodos, como la cirugía o la inyección de sustancias, pueden conllevar. Ciertamente, se recomienda consultar primero con un doctor de cabecera.

El acupuntor Jacky Fernandes, del Centro de Terapias Alternativas Dumai, explica que esta técnica derivada de la acupuntura tradicional china consiste en la inserción de agujas estériles que activan el flujo de la energía a través de puntos anatómicos muy específicos que estimulan los meridianos principales. Se trabaja en puntos locales (patas de gallo, ojeras, líneas de expresión, papada, párpados caídos) y distales, atendiendo los órganos (riñón, pulmón, estómago, corazón, vejiga, intestino delgado e hígado) que están asociados a otras partes del cuerpo.

Como indica la doctora Janet Vargas, este procedimiento apela a la bioestimulación, lo que genera la producción de colágeno y elastina. También revela una mejoría en cuanto a la calidad de la piel, ya que está más hidratada y luminosa; además, mejora la circulación sanguínea, relaja y tonifica los músculos, y mejora la calidad del sueño, pues se producen hormonas del crecimiento. Básicamente, es un tratamiento poco invasivo que retarda el proceso de envejecimiento y genera cambios naturales.

Igualmente, la doctora Vargas explica que en el rostro se puede hacer una acupuntura simple, electroacupuntura (donde una mínima corriente eléctrica se pasa entre las paredes de las agujas de acupuntura) y la acupuntura láser (se utilizan los estímulos originados por un rayo láser en los puntos de acupuntura).

EL PROCEDIMIENTO
Fernandes señala que el tratamiento (cuyo costo fluctúa entre S/50 y S/100 por sesión) empieza con un masaje facial para descongestionar los canales del rostro. Posteriormente, se colocan entre 10 y 20 agujas, dependiendo la zona a tratar. Asimismo, se toman en cuenta los distintos tipos de punción según la profundidad a la que se requiere acceder, es decir, la dermis o epidermis (o como se denomina en medicina china, las capas para llegar al plano energético).

Las agujas se dejan en el rostro durante 30 minutos, durante los que se aplican dos técnicas: de tonificación, para activar el factor antipatógeno y estimular las funciones debilitadas, y la de dispersión, que es para eliminar los factores patógenos y hacer recuperar las hipofunciones hasta normalizarlas. Ambas logran regular las funciones de los órganos internos y activan la energía de los meridianos. El especialista recomienda entre 10 y 12 sesiones para obtener resultados.

La doctora Vargas, por su parte, brinda las siguientes recomendaciones:
–Realizar una evaluación integral y generar una historia clínica al paciente. Tomar atención especial con personas hipertensas o con antecedentes de accidentes cerebrovasculares.
–El tratamiento debe ser ejercido por médicos o profesionales de la salud capacitados.
–El paciente debe dar importancia a la bioseguridad y asegurarse de que las agujas sean desechadas después de terminado el procedimiento.
–El tratamiento es ideal para personas jóvenes, de 35 a 45 años, ya que no poseen una flacidez facial muy marcada.