Vida

Daria Semenova, la joven soprano que canta y toca todas las noches en tiempos de cuarentena

Daria Semenova, la joven soprano que canta y toca todas las noches en tiempos de cuarentena

Daria Semenova es el nombre de la misteriosa joven soprano y rusa de solo 29 años que se ha ganado la admiración de todo el país. ¿La razón? Por cantar y tocar cada día a las 8 de la noche desde su departamento en estos días de cuarentena que ha impuesto el Gobierno para frenar el avance del coronavirus (COVID-19).

Daria abre puntual la ventana de su hogar ubicado en el quinto piso en el distrito de Barranco y levanta su potente voz para deleitar a sus vecinos, por ejemplo, con el ‘Nocturno mi Bemol Mayor’ de Chopin o el ‘Aria Erbarme Dich’ de Bach. Un concierto de cinco a diez minutos que motiva a mucha gente, y que les demuestra la fuerza y el poder de la música.

¿Quién es Daria Semenova? Ella es una joven sinóloga que reside en nuestro país hace dos años, está casada con un peruano (con sangre china) y tienen una bebé de dos años. Daria comparte su tiempo entre el cuidado de la niña y sus estudios de música, que han sido interrumpidos por la cuarentena.

Daria, es una estudiante de música. (Foto: Daria Semenova)
Daria, es una estudiante de música. (Foto: Daria Semenova)

“Yo soy una estudiante de música, recién este año entré al Conservatorio. Una vecina me propuso cantar, y eso me pareció hermoso. Ahora que no tengo clases, me distrae mucho, además ayuda a las personas porque estamos pasando por un momento de incertidumbre”, cuenta la rusa.

Daria confiesa que si bien la invitación a cantar desde su departamento la emocionó, no estaba segura porque no sabía si ello podría gustar a todos sus vecinos.

“Al final, a muchos les agradó, a las ocho estaban ahí parados en su ventana escuchándome, y luego aplaudiéndome. Las canciones que muestro no se las dedico especialmente a alguien, solo toco y canto un poco de música para alegrar el momento de mis vecinos que están encerrados en casa”, sostiene.

El revuelo que ha causado en las redes sociales es algo que también le llama la atención. “Es bonito, pero me siento rara, hice algo tan simple y la gente lo compartió. Yo muestro lo poco que he ido aprendiendo, porque tampoco es que tenga un gran repertorio”, dice entre risas.

“Hay vecinos que me felicitan, y yo para que estén atentos les escribo a WhatsApp avisándoles que ya voy a empezar. Antes de la cuarentena a esa hora prácticamente hacía lo mismo, ensayaba o estaba con mi familia. No ha alterado mucho mi rutina”, agrega.

¿Qué pasará después de cuarentena? “Voy a preguntarles a mis vecinos si les gustaría conservar esa costumbre para cantarles, ya de vez en cuando”.