Cultura

Fredy Ortiz, expolicía y cantante: "Uchpa es el encuentro de Occidente con el Ande"

Fredy Ortiz, expolicía y cantante:

Está lloviendo. También caen truenos. Son las 4 de la tarde y la naturaleza le da la bienvenida a Fredy Ortiz. Acaba de llegar, hace media hora, a Andahuaylas. Viene de Huamanga y antes estuvo en Ocobamba, parajes sureños de la región andina. Todo como parte del rodaje de la película sobre la historia de Uchpa. Grabaciones que retomó al volver de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, donde Uchpa se presentó junto a otros artistas nacionales y donde el Perú fue el país invitado de honor tras las gestiones del Ministerio de Cultura.

No recuerda la fecha de nacimiento del grupo. Estima en, más o menos, 30 años la edad de la banda que se apropia del rock para cantarlo en quechua y vestirlo con danzantes de tijeras o instrumentos como el wajrapuco. Sí recuerda el primer concierto. Bordeaban las 10:30 de la noche, la plaza de Huamanga estaba repleta, era el aniversario de la ciudad. Ortiz y sus amigos bebían la tradicional caña. Envalentonados por el licor, aceptaron una invitación improvisada para subir al escenario. Tocaron unas cinco canciones, eran dos guitarras, una armónica y la voz en quechua de Fredy. “Yo nunca he sido cantante, pero la fonética que le doy es diferente”, dice el extécnico de tercera de la Policía Nacional del Perú que hace 30 años estuvo, incluso, en las zonas de emergencia.

En unos días, continuará su camino. Tal vez por Abancay, Chalhuanca y Lima. El camino lo hace al andar. Lo acompañan una guitarra acústica y su perro que vive con él desde hace 11 años. “Se parece a mí, con pelo largo”, dice el cantante que ayer cumplió 58 años.

Y sigue lloviendo.

-¿Qué tal la experiencia de Uchpa en Guadalajara?

A México ya hemos ido tres veces, y siempre nos han llamado. Hay una conexión entre Perú y México. Allá valoran bastante a Uchpa por el alma andina.

-¿Se valora a Uchpa por su riqueza cultural o por lo exótico?

Por todo eso. Hay una misticidad del Ande. En un concierto de rock puedes ver bailando a los danzantes de tijeras de colores y también la tocada del wajrapuco que es muy místico. Los danzantes son psicodelia. Presentamos un rock con alma andina. Todo eso es exótico para los extranjeros.

-Cuando empezaron en la década del 90, pocas o tal vez ninguna banda de rock cantaba íntegramente en quechua.

La aceptación de Uchpa ha sido por el lado quechua. Cuando empezamos con mi pata Igor, el andahuaylino, no se llamaba Uchpa y no tenía nombre, porque eran canciones para nosotros, para tomar con mis patas y escucharnos. Cada vez que nos encontrábamos, escuchábamos Zeppelin, B.B. King, Hendrix, Joplin, Deep Purple; y dentro de todas esas bandas que escuchábamos yo les decía “un momentito, escucha esto, compare”, y lanzaba canciones en quechua. Por ahí se filtró de casete a casete y llegó a Lima. Y ahí recién empezamos a ponerle un nombre al grupo y hacer música.

-¿La elección del quechua para integrarlo al rock fue algo instintivo o hubo la premeditación de poner en vitrina ese idioma?

Todas las canciones de los grupos que te acabo de mencionar son en inglés, y nosotros no hablábamos inglés. Y yo me expreso mejor en mi idioma materno, porque soy de Ocobamba, neto quechuahablante. Es más, a los 5 años aprendí español. Cuando cantaba blues, rock, hard rock casi el 100% de mi entorno me entendía. Pero nunca pensé que sería para mucha gente; y mira, poco a poco la importancia que tomó.

-¿La música andina y el hard rock, el blues se encuentran en algún punto?

Claro. El blues es la base del rock; el blues pertenece a un grupo social marginado. Y el harawi para mí es el blues andino. También recuerda a Alice Cooper y sus ceremonias; de igual forma, en los Andes, en mi tierra, hacen ceremonias medias negras (ríe), un danzante se come un sapo, más loco que Alice Cooper. Por otro parte, Jimi Hendrix con sus punteos de guitarra te hacen volar, igualito acá los violinistas de los Andes, como Chimango, que con un solo de violín te hace volar. El Ande y Occidente tienen extremos parecidos. Y más o menos estamos llegando a eso.

-¿Qué falta?

Ya hemos hecho una canción que se llama “Danzaq”, que representa el buen rock y el buen folclor del Perú profundo, el Occidente y el Ande.

-Fuiste policía. ¿En qué momento nació el cantante?

En la ‘huasca’ con mis patas. Hasta ahora soy un buen escuchador de buen rock y le entro a esa forma de cantar. Escucho mucho blues y el hard rock me gusta porque es una mezcla de blues y rock.

-¿Pero antes de ser policía tu sueño era ser cantante?

No, no. De cantante ni en el colegio ni en ningún sitio. Nada. El guitarrista de Uchpa me dijo: “Tienes que ir a una academia de canto”. Una vez fui y me tuvieron una hora. A la segunda clase ya no fui. Yo canto al feeling y cuando me ponen un poco académico no puedo.

-El origen de Uchpa es un poco difuso. ¿En qué momento sentiste que ya eran una banda que debía parecer profesional?

Cuando nos fuimos a Lima por primera vez para tocar en La Noche de Barranco. Nos pusieron los pasajes y todo. Fuimos como si Perú estuviera yendo al mundial, los amigos nos despidieron, era increíble. Tocamos y aparecimos en la televisión, en los periódicos, que decían: “Un policía en los Andes canta blues en quechua”.

-¿Y por qué elegiste ser policía?

Por razones económicas. Somos cinco hermanos y yo soy el mayor, vivíamos en el campo, no había plata. En el año 80 yo terminaba mi secundaria y aparecieron acá un montón de policías, militares por el terrorismo que empezaba. Y muchos amigos de colegio fueron policías. No sé si decir felizmente o lamentablemente, ingresé muchachito y a los 18 años ya trabajaba como policía. Llegué a la zona de emergencia, se han muerto mis patas a mi lado. Yo era el único policía con mi maleta de casetes de rock y blues, que aún la tengo en mi casa.

-¿Te jubilaste de la Policía porque ya había llegado el tiempo de hacerlo o porque la música lo pedía?

Siempre pensé terminar mi trabajo justamente para ser pensionista.

-¿Ser policía y rockero no era una contradicción?

Es una contradicción musicalmente y filosóficamente.

-¿Y cómo resuelves esa contradicción?

Es chocante, porque ya tú sabes cómo es la vida policial. Felizmente, llegó el tiempo de mi jubilación y bacán, me quité, y yo quería hacerme crecer mi pelo, nunca lo había hecho. Decía: “Pucha, cuando me retire de la Policía, lo primero que haré será hacerme crecer el pelo”; y así fue, y desde que salí de la Policía, nunca me he cortado el pelo.

-¿Uchpa qué representa hoy?

Uchpa es el encuentro de Occidente con el Ande. No hay otra banda así, que represente esa unión.

César Cárcamo sobre nueva variante: “Este virus es menos nocivo que las variantes previas”
César Cárcamo, médico epidemiológico conversó con Perú21TV sobre la tercera ola de coronavirus y la nueva variante Ómicron.