Economía

Las Bambas a un día de paralizar sus operaciones por bloqueos

Las Bambas a un día de paralizar sus operaciones por bloqueos

La suspensión de las actividades de la mina de cobre Las Bambas está a solo un día de concretarse, debido al bloqueo del corredor minero del sur por parte de las comunidades de la provincia cusqueña de Chumbivilcas, en el marco de un conflicto que la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) no ha podido aún resolver y que el mismo Ministerio de Energía y Minas (Minem) terminó agravando la semana pasada.

El estado crítico de Las Bambas, que produce el 2% del cobre mundial, nada tiene que ver con motivos medioambientales sino con el interés de un grupo de comunidades de que la empresa china a cargo, MMG Limited, aumente los puestos de trabajo y la inversión en zonas aledañas de forma adicional a lo que ya venía haciendo.

La última escena de lo sucedido fue poco alentadora, puesque comenzó el 20 de noviembre y que ha generado la pérdida diaria de US$9.5 millones.

Hasta ahora, los bloqueos en el corredor han impedido el tránsito de vehículos, que incluye camiones de transporte de mineral, de personal, insumos y provisiones, y han ocasionado que tanto trabajadores como proveedores y comercios de la zona se vean afectados.

Como muestra de ello, ayer se pudo observar que los trabajadores de la mina protestaron ante el Congreso de la República por el cese de operaciones; afirman que llevan semanas intentando comunicarse con el Poder Ejecutivo, pero sin éxito.

Según estimaciones de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), si el Gobierno no llega a dar una solución para el desbloqueo del corredor, se ocasionaría la pérdida de más de 8,000 empleos formales.

Dura realidad

Por otra parte, una reciente encuesta de Ipsos para El Comercio reveló que del grupo de personas que dijo estar informado sobre la decisión de Las Bambas de suspender sus operaciones por los continuos bloqueos, el 39% consideró que el principal responsable de que la mina no pueda operar con normalidad “es el Estado que no garantiza la actividad económica ni hace las obras que las comunidades reclaman”.

Otro 30% responsabilizó a los “dirigentes políticos extremistas y antimineros”, mientras que solamente un 18% consideró que la responsabilidad recaía sobre la empresa y un 10%, sobre las comunidades que bloquean el corredor.

En cuanto a las consecuencias que podría tener la suspensión de las operaciones (pregunta con tarjeta), un 41% de los participantes dijo creer que los trabajadores de la mina y de los proveedores podrían perder sus empleos, mientras que un 31% opinó que el Estado dejará de percibir impuestos para cubrir el presupuesto público y un 30% dijo que el Perú tendrá menos ingresos por exportaciones, con lo cual el dólar podría subir más.

Adicionalmente, para un 26%, las poblaciones de la zona tendrán menos actividad económica al reducirse el consumo de la mina y sus trabajadores, en tanto que, para un 24% de entrevistados, la confianza de los inversionistas caerá, lo que ocasionaría que vengan menos inversiones al país, y para un 20%, la región y las comunidades recibirán menos regalías, teniendo así menos recursos.

El Gobierno aún tiene una oportunidad para evitar un escenario tan devastador.

Tenga en cuenta

-El IPE estima que si la inoperatividad de la minera se prolonga en 2022, el PBI de Apurímac caerá, al menos 60%, lo que ocasionaría un retroceso de casi una década en sus niveles de PBI por habitante.

-La SNMPE se pronunció sobre la propuesta del MEF de hacer una reforma tributaria que incluiría a la minería. El gremio advirtió que la iniciativa pone en riesgo más de US$50 mil millones en nuevas inversiones y la oportunidad de crear más de dos millones de empleos.

Anthony Laub: “El Estado es el agitador”

La suspensión de operaciones de Las Bambas es responsabilidad de este Gobierno, la primera ministra Vásquez trabajaba para una reconocida ONG por ser antimimera (Grufides). Ahora envían a un operador como Marco Sipán, jefe de Gestión Social del Minem, quien recientemente logra exaltar aún más los ánimos, cancelando la mesa de diálogo en Las Bambas, en el momento en que -este enviado del Gobierno- quiso hacerlo.

Por ello se evidencia la mala fe con la que han actuado en este caso. El Estado está actuando subrepticiamente, como un agitador, dejaron de ser facilitadores, se desentienden de la solución legal y jurídica. El ataque de las ‘organizaciones sociales’ contra las inversiones mineras en nuestro país es concertado y con la anuencia, no por lejos, complacencia y complicidad de gran parte del Ejecutivo, debería buscar un acuerdo por el bien de 8,000 familias que serán afectadas.

Por el contrario, avalan a este grupo de dirigentes que chantajea y pone en jaque al Estado; son complacientes con este grupo que les dice: si no aceptas lo que te pido, no levanto la medida de fuerza, eso es un chantaje. La izquierda nos gobierna siguiendo a pie juntillas y textualmente el ideario de Cerrón, donde se dispone que las empresas dedicadas a las actividades extractivas sean estatizadas y o nacionalizadas. No tardaremos en ver caer también la agroexportación.