Mundo

Crimen y denuncia de fraude: la víspera de las elecciones más grandes de México

Crimen y denuncia de fraude: la víspera de las elecciones más grandes de México

La víspera de las elecciones intermedias del 6 de junio, las más grandes de la historia de México, está marcada por un clima tenso y de violencia en algunas regiones con los asesinatos de un candidato y de un funcionario del órgano electoral.

René Tovar Tovar, candidato de Movimiento Ciudadano (MC) a alcalde del municipio de Cazones, en el oriental estado de Veracruz, fue asesinado a balazos en su domicilio por un grupo armado.

Su partido calificó el crimen de “aberrante y brutal” y manifestó su profunda indignación y coraje, exigiendo directamente al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y al Gobierno estatal que “hagan su trabajo” para garantizar la protección de los candidatos y de la ciudadanía.

En el céntrico estado de Tlaxcala, un funcionario del Instituto Nacional Electoral (INE) fue asesinado el viernes 4 de mayo por la noche en el municipio de El Carmen Tequexquitla.

“Sin duda, este hecho enluta a las y los trabajadores del INE en la entidad, por la irreparable pérdida de un compañero y porque los acontecimientos constituyen un hecho inédito en la historia de esta representación electoral”, apuntó el INE.

Manchadas de sangre

Estos sucesos tienen lugar a pocas horas de que se celebren las elecciones intermedias del 6 de junio, cuando más de 93 millones de mexicanos están llamados a renovar la Cámara de Diputados, 15 gobernadores, 30 congresos locales y miles de ayuntamientos. Este proceso se ha calificado como el más grande de la historia del país por los más de 20.000 cargos que serán elegidos.

Pero también estos comicios se ha convertido en los más violentos porque hay al menos 90 políticos asesinados desde septiembre, 36 de los cuales eran candidatos.

Además, se han registrado más de 780 agresiones contra políticos, superándose la cifra récord de 2018, cuando hubo elecciones presidenciales, federales y locales.

Pese a ello, tanto el INE como el propio Gobierno federal han considerado que las elecciones se producirán sin grandes contratiempos y se podrán instalar la inmensa mayoría de las casi 163.000 mesas de votación.

La Guardia Nacional de México será el cuerpo de seguridad federal encargado de vigilar la jornada electoral del 6 de junio en las 32 entidades del país, según la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC).

Denuncias de fraude

La campaña electoral también ha estado marcada por los ataques de López Obrador al Instituto Nacional Electoral (INE), que convirtió durante semanas en blanco de sus ataques tras la decisión del organismo de cancelar la candidatura a gobernador de Guerrero de Félix Salgado Macedonio, acusado de abuso sexual, y de Raúl Morón, contendiente de su partido, Movimiento Regeneración Nacional (Morena), en Michoacán.

López Obrador ha recordado en varias ocasiones que le robaron los comicios presidenciales del 2006 y el 2012, por lo que, a su juicio, la sombra del “fraude” planea sobre estos comicios.

No obstante, el presidente del INE, Lorenzo Córdova, aseguró esta semana en un foro que “el fraude y sus prácticas son cosas del pasado, son piezas del museo de la deshonra política”.

Hasta el momento se han aprobado alrededor 19.000 observadores electorales, representando a diversas organizaciones. Tanto la Organización de los Estados Americanos (OEA) como la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal) enviaron sus misiones al país.

Por lo que, según el INE, estas elecciones son las más grandes de la historia pero también las más vigiladas, pues en total habrá 559 visitantes extranjeros.