Mundo

Los Balcanes: lago Potpec queda cubierto por toneladas de basura

Los Balcanes: lago Potpec queda cubierto por toneladas de basura

Las aguas color esmeralda del lago Potpec fueron, en su día, un pintoresco lugar de pesca en Serbia. Desde hace un tiempo, esto casi no se ve debido a la basura amontonada y al fétido olor que espanta a los visitantes.

“Es muy feo”, dice Milomir Mijovic, un lugareño de 34 años. En el lugar, se observan los 8.000 metros cúbicos (m3) de botellas de plástico, sofás viejos y espuma de poliestireno apilados en un islote de este lago del oeste de Serbia.

Los Balcanes occidentales poseen algunos de los ríos más caudalosos de Europa. No obstante, la deficiente infraestructura para el tratamiento de desechos amenaza el medio ambiente y la salud pública.

El problema quedó latente tras las inundaciones de enero, que arrastraron las inmundicias tiradas en vertederos ilegales.

La basura se ha acumulado aguas arriba en represas hidroeléctricas como en Potpec, en el río Lim, que discurre desde Montenegro o en la central de Visegrad, en Drina, cerca del puente declarado patrimonio mundial y descrito por el escritor yugoslavo y nobel Ivo Andric.

Las represas se limpian cada cierto tiempo pero este año el fenómeno cobró una dimensión enorme.

Televisores y frigoríficos

“No podemos resolver este problema, solo podemos arreglarlo, recogemos los residuos que los municipios abandonan a lo largo de las orillas”, explica Tomislav Popovic, director técnico de la central bosnia, donde desembocaron pilas de botellas de plástico, televisores, frigoríficos y estufas.

“Incluso vimos imágenes de excavadoras empujando basura directamente hacia el río”, afirma. La central recoge cada año unos 8.000 m3.

Es un problema de recursos, de infraestructura obsoleta y de falta de concienciación. El reciclaje es mínimo en la mayoría de los países. Los vertederos ilegales afean el campo y las afueras de las ciudades.

En Macedonia del Norte, las bolsas de plástico que cuelgan de los árboles desfiguran los paisajes. Montañas de escombros de construcción, muebles viejos y lavadoras están desperdigados por las carreteras.

La capital Skopie también está rodeada. A 5 km al noroeste hay un cementerio de viejas bañeras, ropa, envases de plástico y piezas de automóviles.

En Vardarishte, al este, un vertedero oficial cerrado hace 26 años se ha convertido en un basurero ilegal de 170.000 metros cuadrados, cerca de unas viviendas. Algunos habitantes prenden fuego a cables para recoger el cobre, lo cual suelta humos tóxicos en el smog existente.

Problema generalizado

El concejal ecologista Dejan Dimirovski denuncia los “inmensos efectos negativos” de los vertederos ilegales de Macedonia del Norte. En el vecino Kosovo, la situación no es mejor. Solo la mitad de los 1,8 millones de habitantes dispone de recogida de basura. Según un informe gubernamental, los vertidos ilegales aumentaron un 60% entre 2017 y 2019.

En Serbia, la recogida funciona mejor, pero los vertederos plantean problemas. El principal destino de la basura de Belgrado durante los últimos 40 años es uno de los vertederos más grandes de Europa, que contamina tierras agrícolas y el agua. Actualmente está siendo rehabilitado en un proyecto financiado en parte por la compañía francesa Suez y la japonesa Itochu.

Contaminación, últimas noticias:

  • coronavirus hospit.

    Mascarillas que contribuyen a prevenir la COVID-19 amenazan la vida silvestre