Mundo

Técnico de laboratorio halla viales congelados con el virus mortal de la viruela en EE. UU.

Técnico de laboratorio halla viales congelados con el virus mortal de la viruela en EE. UU.

Mientras limpiaba el congelador de un laboratorio de Pensilvania (Estados Unidos), un técnico descubrió viales congelados con el virus mortal de la viruela, según confirmaron autoridades sanitarias federales a Sky News.

Los pequeños frascos “fueron descubiertos incidentalmente” en esta instalación donde se efectúan investigaciones para elaborar posibles vacunas.

“Los CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades), sus socios administrativos y las fuerzas del orden están investigando el asunto, y el contenido de los viales parece intacto”, señaló la portavoz de los CDC, Belsie González.

“El trabajador del laboratorio que descubrió los viales llevaba guantes y una mascarilla”, especificó, sin detallar en qué parte de Pensilvania se encontraron los viales.

La viruela es una enfermedad infecciosa mortal causada por el virus variólico. El último caso natural se diagnosticó en octubre de 1977 en Somalia. En tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) certificó la erradicación mundial de la enfermedad en 1980.

Esta enfermedad afectó al mundo durante siglos y mató a casi un tercio de las personas que infectó, con tasas de mortalidad más altas entre los bebés.

Los síntomas iniciales incluían fiebre y vómitos, junto con dolores corporales, antes de que las víctimas sufrieran manchas y ampollas que dejaban cicatrices marcadas.

Si bien se desconoce el origen de la viruela, la evidencia más temprana de la enfermedad se remonta al siglo III a. C. en las momias egipcias. Estados Unidos puso fin a la vacunación infantil de rutina contra la viruela a principios de la década de 1970, y el último brote natural en el país se produjo en 1949.

La investigación estadounidense de la viruela se centra en el desarrollo de vacunas, medicamentos y pruebas de diagnóstico para proteger a las personas contra la enfermedad en caso de que se utilice como agente de bioterrorismo, según los CDC.