Nacional

Luis Advíncula: de albañil a ser nueva estrella de Boca Juniors

Luis Advíncula: de albañil a ser nueva estrella de Boca Juniors

Un día cargaba sacos de cemento y armaba paredes de ladrillos, pero el destino quería que el muchachito, nacido en Chincha Alta, armara paredes, pero con Gianluca Lapadula en la selección peruana y que llenara de alegrías al pueblo peruano. Este buen momento de Luis Advíncula lo ha llevado a ser la nueva contratación de Boca Juniors y tras esta noticia el más contento es ‘Tito’ Chumpitaz, quien descubrió al popular ‘Bolt’ y tuvo el buen ojo de llevarlo a la Sub 20, un momento que le cambió la vida.

¿Cómo descubres a Luis Advíncula para llevarlo a la selección peruana sub 20?

Luego de ser nombrado entrenador de la selección Sub 20 comencé a recorrer varios estadios o campos donde se jugaban los partidos de esas categorías para ver jugadores y poder llevarlos a la selección.

¿Dónde lo viste por primera vez?

Fue en un partido entre Esther Grande de Bentín y Club Alianza Lima que se jugó en el campo de Lurín.

¿La conocía de chibolo o que te impresionó de él?

Su potencia física. Era sorprendente. No era un jugador técnico, pero tenía mucho potencial para llegar a la profesional en este deporte.

¿De qué jugaba?

No lo vas a creer. Lucho jugaba de ‘9′, lo habían puesto de centro delantero en el Esther Grande de Bentín.

¿Hizo un gol en ese partido?

Nada. Era un delantero chocador, peleaba todas las pelotas. No tenía buena técnica, eso lo fue adquiriendo ya con el pasar del tiempo.

No era un nueve exquisito, se podría decir.

Su mayor fortaleza era su velocidad y potencia para disputar cada pelota con los defensores. Era un atacante que peleaba todo.

La selección peruana sub 20 del año 2009 en la que empezó su carrera Luis Advíncula y era dirigida por 'Tito' Chumpitaz.

¿Ese día hablaste con él?

No. Me acuerdo que conversé con Wilmar y Marco Valencia que eran los entrenadores de Luis Advíncula en ese momento. Ellos estaban de acuerdo en que le dé la posibilidad de poder llegar a la selección peruana.

¿Cómo fue el primer día de entrenamiento de Luis Advíncula en la selección peruana?

Lo hicimos pasar la prueba física y los resultados fueron impresionantes. Fue el mejor en la prueba. Era todo un atleta.

¿El físico era suficiente para llegar a la selección peruana?

Hay una diferencia entre ver jugadores para una selección de menores y una selección de mayores. Mientras que en mayores uno ve el momento que pasa el deportista, en cambio en menores uno ve si el jugador tiene potenciales para llegar a ser profesional, para seguir creciendo. Con Lucho Advíncula sucedió eso, vimos su potencialidad y llegó. Los resultados están a la vista.

¿En qué posición lo haces jugar?

Lo hago jugar de volante por derecha. Tenía todas las condiciones para hacer los recorridos.

Lo cambiaste posición.

Sí. Fíjate que no lo hago jugar de lateral derecho ya que en ese puesto estaba Aldo Corzo y con Luis Advíncula por derecha hicimos una zona fuerte.

¿Esa selección tenía jugadores ya con algún nombre ganado?

Sin duda. Reimond Manco venía del PSV de Holanda, Carlos Zambrano venía de Alemania, Damián Ísmodes venía de España, Anderson ‘Comba’ Cueto venía de Polonia y muchos otros ya tenían un nombre y ganaban su dinero como ‘Talara’ Trujillo entre otros.

¿El caso de Luis Advíncula era diferente?

Así es. Él (Luis Advíncula) en ese momento o jugaba al fútbol o seguía trabajando en construcción. Lucho viene de una familia muy pobre.

¿Trabajaba en construcción civil?

Sí. De eso nos dimos cuenta en la selección peruana. Hice una averiguación y efectivamente se ganaba la vida haciendo trabajos de construcción para ayudar a su familia.

¿Qué hiciste?

Hablamos con los dirigentes de la FPF para que le aumenten los pasajes que le daban todos los días y así pueda tener algo de dinero.

Advíncula inició entrenamientos con el Vallecano mientras espera su pase a Boca Juniors

Los resultados no se dieron en el Sudamericano sub 20, pero la gran mayoría tenía clubes y contratos que cumplir. Pero para Luis Advíncula no fue así.

Él estaba en una edad límite, el 2008 había sido su último año en menores en el Bentín. Cuando regresamos de Venezuela ya no tenía club, era enero de 2019.

¿Qué decisión tomaste?

Hablé con Juan Merino que era dirigente de Juan Aurich y le recomendé que lleve a los jugadores Luis Advíncula y Paolo Hurtado.

¿Pero a Paolo Hurtado no lo llevaste al Sudamericano?

No. Él (Hurtado) lloró al alterarse que no iba al Sudamericano. Entrenó mucho y se sacrificó bastante. Tuve que decidir entre Damián Ísmodes que estaba jugando en España y Paolo Hurtado. Igual lo recomendé a Juan Aurich.

¿Entonces tú lo descubriste a Advíncula?

Sí. Vi sus condiciones para llegar a la profesional. Creo que el tiempo me dio la razón. La proyección que tuvimos con él se dio.

¿El fútbol lo salvó a Luis Advíncula?

A muchos. Pero sin duda, en el caso de Lucho (Luis Advíncula) así fue. En un momento crucial de su vida en la que aparecía un club profesional para apostar por él o se dedicaba a la construcción civil. Bueno colaboré con algo recomendándolo y sobre todo el mérito es de él con las ganas y el esfuerzo que hizo para mejorar y crecer día a día.

‘Tito’, muchas gracias por tu tiempo con Trome.pe

Gracias a ustedes por preocuparse de las divisiones menores y recordar los inicios de cada jugador.