Opinión

El Búho: Los gobiernos comunistas

El Búho: Los gobiernos comunistas

Este Búho estuvo atento a las palabras del presidente Pedro Castillo en la sesión de la Organización de Estados Americanos. “Cuando vemos de que queremos cambiar las cosas en sintonía con los hombres de abajo, nos hemos visto estigmatizados. Nosotros no somos comunistas, no hemos venido a expropiar a nadie, no hemos venido a ahuyentar las inversiones…”.

La verdad es que veo a un gobierno lleno de contradicciones. Acá lo que valen son los hechos, pues mientras el presidente no habla con la prensa, da un discurso de ‘confianza’ para afuera, pero aquí en el país vemos que se trabaja a mil por hora en provincias, con recursos del Estado, para plantear una Asamblea Constituyente que solo busca copiar los modelos chavistas y bolivarianos, lo cual significa tener el control total del poder para quedarse y eliminar las libertades. Esas son realidades y pasan en Cuba y Venezuela.

Las pruebas están a la vista. Aquel que no quiera verlo es porque está sesgado ideológicamente. Muchas personas que votaron entusiasmadas por el lápiz se están decepcionando. Confiaron en la palabra del maestro, quien juró ‘no más pobres en un país rico’. Y a casi dos meses de haber asumido la presidencia, la crisis económica parece agravarse. El profesor en su ‘laberinto’. Sin brújula. Mirando a los costados. Escondiéndose de la prensa. El dólar pasa los 4.10 soles. Un plato de comida cada día cuesta más. Muchas ollas comunes han reducido sus raciones y tienen que ingeniárselas para cocinar patitas de pollo y pescuezos. Las pequeñas empresas siguen quebrando. Y es muy difícil conseguir empleo.

En la calle los peruanos no se comen el cuento de los bonos que, a fin de cuentas, son soluciones volátiles. La población pide empleo formal que solo lo brinda la empresa privada. La calle pide seguridad, pues cada día vemos más casos de crímenes. Exige salud, ante la inminente llegada de una tercera ola. Y también transparencia a un gobierno que lo único que sabe hacer bien, hasta el momento, es no dar la cara a sus problemas.

Lo peor es que Castillo no muestra liderazgo y ha permitido que Cerrón llene de ‘peces gordos’ casi todas las carteras ministeriales, salvo honrosas excepciones. Pero no seamos ciegos, es el propio presidente el que respalda a uno de los más cuestionados, Iber Maraví, de Trabajo, quien está a punto de ser censurado. En su ‘currículum’ sabemos que este profesor huelguista aparece en los informes policiales de Ayacucho vinculado a la terrorista Edith Lagos y a los líderes radicales del Movadef, César Tito y Robert Huaynalaya, del ala prosenderista del magisterio.

Recordemos que su primera acción como ministro fue reconocer al radical sindicato de maestros que fundara Pedro Castillo. Ante las denuncias de la prensa sobre estos estropicios y la dinamitación de la meritocracia en la función pública, Cerrón por Twitter y Bellido en una entrevista a un medio extranjero amenazaron sin desparpajo a la prensa por desnudar este repudiable festín en el aparato estatal. Su próximo objetivo, si los demócratas se lo permiten, será liquidar la libertad de expresión y callar a la prensa independiente.

Ya Perú Libre acaba de plantear un proyecto de ley para ‘regular’ los contenidos de los medios de comunicación. Así lo hacen los gobiernos comunistas totalitarios, que odian a los periodistas críticos a los que llenan de improperios, enjuician, encarcelan, torturan y desaparecen. Los radicales saben que la prensa independiente es peligrosa porque da a conocer al público sus corruptelas. Y eso no lo pueden tolerar si quieren quedarse 60 años en el poder como la dictadura castrista en Cuba. Los comunistas quieren hacer lo que les venga en gana, por ejemplo robar, y que no se informe. Si se denuncia, entonces atacan: ‘prensa basura’, ‘prensa mentirosa’, ‘prensa mermelera’. Castillo dice que no es comunista, pero actúa como tal.

Apago el televisor.

TE VA A INTERESAR