Opinión

El Oscar de Frances McDormand

El Oscar de Frances McDormand

Este Búho no es un robot político. Mis lectores saben que soy un adicto a varias cosas, entre otras el mar, un buen libro y una gran película. Dejo a un lado mis comentarios sobre la segunda vuelta electoral para escribir sobre lo que pasó en los Oscar del 2021. Y en particular, en lo histórico para el cine que Frances McDormand ganara el premio a la mejor actriz por tercera vez, empatando a Meryl Streep.

Cuando mencionaron su nombre, no pude evitar ingresar al túnel del tiempo: 1996, cuando mi gran amigo, el escritor Oscar Malca, me dijo: ‘Patillo, anda al Alcázar y te vas a dar cuenta de que Tarantino no lo es todo, es una película de los hermanos Coen’. Y como siempre, seguí el consejo del Jedi y me fui con la guapa Tatiana Béjar. Y en verdad me quedé con la boca abierta. ‘Fargo’ era una cinta de bajo presupuesto y, sin embargo, ganó dos premios Oscar (mejor guion original y mejor actriz).

Marge Gunderson, interpretada por la susodicha Frances McDormand, es una oficial y jefa de policía de Brainerd, un pueblecito de Minnesota donde el diablo perdió el poncho y la nieve lo cubre todo. No hay voluptuosidad ni opulencia en el pueblo. Ella es una agente honesta, valiente y buena, que está embarazada de siete meses de su fiel y comprensivo esposo Norm (John Carroll Lynch), con quien lleva una vida apacible, amorosa, simple, que es como se debe vivir. Pero la llaman por teléfono para resolver los crímenes perpetrados por dos psicópatas, que de los malos son los peores: Carl Showalter (genial Steve Buscemi) y Gaear Grimsrud (Peter Stormare), quienes viven en Fargo, Dakota del Norte, y fueron contratados por el administrador de un concesionario de autos, vil, sombrío y ambicioso, Jerry Lundegaard (brillante William H. Macy), para que secuestren a su esposa Jean (Kristin Rudrüd) y pedirle así un jugoso rescate a su millonario suegro y también jefe, Wade Gustafson (Harve Presnell).

Sin embargo, los criminales tenían otros planes, la situación se sale de control y en el tranquilo pueblito se origina una carnicería. Tan buena fue la película que se convirtió en una serie de TV, que inclusive ganó premios Emmy y Globos de Oro en varias categorías. En dicha serie, todos se enamoraron de la visión de esa parte de Estados Unidos, de pueblos donde abundan el frío y la nieve en cantidades industriales. Donde los habitantes no pasan de medio millar. La mujer policía embarazada, que tiene un hogar ideal, se esfuerza por aclarar los asesinatos que estremecen al pueblo, pero más a ella, que pasa las tardes con su esposo y su hija viendo un programa concurso soso. Ella es sagaz. Tiene raza de detective. En ese pueblo no había ni choques. Pero ante los crímenes que desata un asesino terrible, Lorne Malvo -un malvado Billy Bob Thornton-, todo cambia. Al despiadado asesino le gusta el lugar frío, inhóspito. El sheriff, en el cargo solo porque era el único que había estudiado en la universidad, vomitaba cada vez que veía un nuevo cadáver y le da toda la responsabilidad a la oficial que tiene ocho meses de embarazo, la entrañable Molly Solverson (Allison Tolman). A buscar ‘Fargo’ en Polvos Azules.

Apago el televisor.