Vida

Janet Mori: 'Mi jefe me gritó: ¿Te crees Magaly?'

Janet Mori: 'Mi jefe me gritó: ¿Te crees Magaly?'

Periodismo de periodistas. Hay noches interminables, riesgos en cada ‘visita’, percance en cada momento. La vida de un reportero, como Janet Mori, siempre será una aventura nueva cada día. Trabajando en Latina o ‘Al Sexto día’, se ha paseado por La Parada, ha entrado a Los Barracones, conversó con alcohólicos y hoy es Co conductora del programa de entrevistas ‘Voz Pública’ que se trasmite en el canal de Ver TV (redes sociales) y a través de Cadena Sur Noticias (Señal abierta). Una vida entregada a la información y con historias que hoy provocan sonrisas, pero en su momento generó preocupación. ¡Hasta recibió una llamada de atención comparándola con Magaly Medina!

Antes de ser periodista

Vendía ropa en un mercado de una avenida principal. Tuve mis primeros ingresos. Debía ofrecer las prendas y eso me enseñó a poder comunicarme con las personas. Me ayudó a expresarme, porque era tímida.

El error

Trabajaba en Latina de madrugada y el día de las elecciones entre Alejandro Toledo y Alan García, cuando estaba por irme a mi casa, me dijeron: la reportera que cubre la ONPE se ha enfermado del estómago y debes reemplazarla. Fui y ni bien llegué, me dieron un papel con unas cifras. Y en vivo, empecé a dar los números, creyendo que eran los resultados. Todavía no eran las 4 y yo estaba infringiendo la ley. Me cortaron y cuando llegué, imaginaba que me iban a botar, pero me tuvieron ‘compasión’.

El ímpetu

Trabajaba en ‘90 Segundos’ y nos avisan que en Ventanilla había ocurrido un accidente. Llegué y me encontré a un hombre despedazado por un tráiler. De inmediato, pedí al camarógrafo que grabe, mientras yo iba describiendo cada toma. Cuando llegué, el productor me dijo que no debería hacer eso. Era nueva, jovencita y me ganó el ímpetu de principiante.

El riesgo

Fui hacer una nota sobre los alcohólicos que consumen alcohol etílico. Estábamos en La Parada y todo iba tranquilo, hasta que apareció un hombre con un palo, nos correteaba y encima la móvil no llegaba. Cuando por fin apareció, subimos al carro y su ‘arma’ la tiró sobre el auto. Fueron momentos terribles.

El camarógrafo

En mis primeras comisiones, salía con Manuel Valverde y conversábamos lo que íbamos a hacer y siempre me decía: ‘Párate y cuenta lo que ves, mientras yo enfoco los hechos, la situación. Vamos, dale’. Me acuerdo también de mi amigo Daniel Huaros, que es un camarógrafo que piensa como reportero. Da confianza y eso es muy importante.

Conduce el programa de entrevistas ‘Voz Pública’ que se trasmite en el canal de Ver TV (Redes sociales)

El jefe más bravo

Javier Ávila me dio con ‘palo’. Me enseño mucho y te daba con todo, sin importar edad ni experiencia. Nos avisaron que un jugador de la selección había armado una ‘juergaza’ en su casa, por la Universidad Católica y se venía un partido importante. Llegamos con mi camarógrafo Lucho Loayza, lo grabamos al futbolista y sus invitados. Cuando estaba escribiendo mi nota, muy feliz por lo logrado, mi jefe me dijo: ‘¿Qué es esto? ¿Por qué no bajaste y lo entrevistaste? ¿Esto es un ‘ampay’? ¿Te crees Magaly?

Los choferes de la móvil

La ‘Tía Rodríguez’, que ya falleció, me enseñó mucho periodismo. Otro fue el ‘Chino’ Kanashiro. Me daba pautas para actuar en la calle. Me enseñaba en que lugares estaban las cantinas, las prostitutas, como hablar con la gente, que preguntarle. Por ellos sé, que en Los Barracones solo se graba hasta las 4:00 pm, porque después se levantan los amigos del mal.

Sin Navidad, ni Año nuevo

El periodista que recién empieza y hace calle, debe saber que lo normal es pasar las fiestas de fin de año, trabajando. Un ‘Año nuevo’, con mi equipo, nos estacionamos a saludarnos a las 12 en punto y mientras la gente festejaba, detuvimos la móvil y empezamos hablar de nuestras familias. Fue algo muy sentido y emotivo.